infotermilogopeque

Historia del aire acondicionado del automóvil (3)

El aire acondicionado del automóvil: su historia

Seguimos con la historia del aire acondicionado del automóvil (3) de la serie creada por Infotermi. (1) (2)

Dejamos la segunda parte en los años 70. Este post será el último y llegará hasta el día de hoy. 

Años 80. Problemas medioambientales y primeras soluciones.

Durante los 80 hubo muchos cambios relacionados con mejora del rendimiento de la refrigeración, así como estilo de la carrocería y economía de combustible.

Lo que no cambió fue la popularidad creciente del aire acondicionado del automóvil.

En 1980 el 72% de los vehículos nuevos vendidos en los Estados Unidos tenían aire acondicionado instalado de fábrica. Para 1990, esta cifra se incrementó al 94%.

Tal vez incluso más asombroso que las estadísticas de los coches nuevos fue que más del 66% de todos los automóviles y camiones ligeros en funcionamiento en los Estados Unidos en 1989 tenían aire acondicionado.

A pesar de todo esto la polémica en relación a vinculación de los compuestos CFC con agotamiento de la capa de ozono continuó a lo largo de la década de los 80, y culminó con la adopción del protocolo de Montreal en septiembre de 1987.

En dicho protocolo se abogaba por una eliminación gradual de los compuestos CFC totalmente halogenados, incluido el R12.

Ante las perspectivas de una prohibición inminente del R12, los fabricantes de automóviles desarrollaron un sistema de aire acondicionado alternativo con refrigerante R134a.

Por esta razón se comenzaron a desarrollar nuevos componentes como condensadores y compresores, así como nuevos materiales como lubricantes y desecantes. Todo ello se puede considerar una revolución de la tecnología relacionada con nuestro protagonista.

Años 90. La década del cambio.

La década de los 90 es la de la conversión de R12 a R134a.

A partir de 1992 los fabricantes de automóviles de todo el mundo comenzaron a implementar los cambios requeridos para el reemplazo del R12 por el R134a. Estos cambios estuvieron lejos de ser sencillos.

En contra de las expectativas generadas, la conversión demostró ser una tarea costosa.

Dicha tarea implicaba el reemplazo de, no solo el refrigerante, sino también el lubricante, el desecante, el condensador y el compresor.

El nuevo material desecante para el sistema R134a fue el material de tamiz molecular 4ª XH-7, reemplazando al material similar 4A-XH-5 usado para el sistema R12.

El nuevo lubricante sintético (PAG) reemplazó el aceite mineral usado con R12.

Además, la contención y conservación del refrigerante a través del reciclaje se convirtió en una práctica estándar.

Desde los 50 años, el cambio de gas fue el cambio más drástico en el aire acondicionado de la industria automovilística.

Este cambio ofreció un beneficio inesperado, pues los fabricantes desconocían que el R12 era un poderoso desencadenante del efecto invernadero.

Del 2000 hasta hoy. La implantación definitiva del A/A.

En lo que va de siglo el aire acondicionado se ha convertido en un elemento imprescindible en casi la totalidad de los vehículos que salen de fábrica.

Hoy día, las unidades de aire acondicionado son muy eficientes, con sistemas modernos como el ATC (Control automático de temperatura, por sus siglas en inglés), que es más fiable que los viejos termostatos.

Se han desarrollado los ordenadores de a bordo, que aseguran que tanto el conductor como los pasajeros se sientan cómodos de acuerdo a sus necesidades específicas.

Las unidades de aire acondicionado están evolucionando continuamente, ahora hay
más diseños de compresores y nuevos componentes electrónicos que mejoran la eficiencia de estos equipos.

El principal cambio que se ha producido a lo largo de estos años quizás sea un nuevo cambio de normativa en relación al gas utilizado en los equipos refrigerantes del automóvil.

Desde el 1 de enero de 2018 se ha sustituido el gas R134a por el R1234yf, que está diseñado solo para el uso de sistemas de aire acondicionado de automoción con unas características específicas, emitiendo menos gases de efecto invernadero a la atmósfera. La capacidad de enfriamiento y de eficiencia energética son idénticas a las del gas R134a y es un gas no tóxico.

Hasta aquí la tercera y última parte de la artículos sobre la historia del aire acondicionado que Infotermi (herramienta desarrollada por New Gate Technologies y dedicada al sistema de refrigeración del automóvil) ofrece a los profesionales y al público en general. 

Este es en enlace de la primera parte.

Este es el enlace a la segunda parte.

Si te ha gustado o tienes algo que decir, te invitamos a que comentes el post.