infotermilogopeque
5 de marzo de 2024 Por Fran Romero 0

El Bugatti Chiron Super Sport rinde tributo a la historia de la marca en Le Mans, el sueño de un apasionado cliente con conocimiento


El Bugatti Chiron Super Sport posa junto al homenajeado Type 50S de los años 30.Bugatti

El espíritu de Bugatti siempre ha estado ligado a la historia de Le Mans. La prestigiosa carrera de resistencia fue uno de los bastiones de la marca de Molsheim a mediados de los años 30 cuando se impuso con el estreno del Type 57G Tank. Ahora, uno de los últimos Chiron Super Sport rinde homenaje a petición de un cliente exclusivo.

La gran mayoría de clientes de Bugatti tienen el suficiente poder económico y financiero para hacerse con uno de sus modelos y personalizarlo a su gusto, pero pocos tienen conocimientos avanzados sobre el pasado de la marca francesa y su historia en competición. Una de las grandes pasiones de un flamante propietario de uno de los últimos ejemplares salidos de los talleres de la firma francesa.

Bugatti ha confirmado, en más de una ocasión, que todas las unidades de sus deportivos con únicas en el mundo y que ninguna comparte diseño, colores exteriores o interiores con otras. Pero este Bugatti Chiron Super Sport Hommage Type 50S es verdaderamente único en el mundo, pues es un homenaje a uno de los coches que participaron en la mítica carrera francesa de resistencia. Solicitado desde Estados Unidos directamente al jefe de diseño de la marca, en un principio solamente deseaba un Chiron Sport pintado en negro, pero su pensamiento rápidamente viró hacia el pasado.

El Bugatti Chiron Super Sport más especial de todos los construidos es un homenaje a Le Mans.

Bugatti Chiron Super Sport Hommage Type 50S

A primera vista, es un Chiron más bañado en negro brillante pero está repleto de detalles especiales. Salta a la vista el número 5 pintado en la parrilla de herradura que preside el frontal, además de en los paneles de las puertas, el dorsal asignado a la unidad con chasis número 50177 que corrió en Le Mans en 1931, y con la firma del nombre del circuito galo tras las puertas delanteras. Un motivo decorativo con la forma del trazado de la Sarthe se esconde bajo la superficie del gran spoiler trasero.

El interior recibe el mismo tratamiento que el exterior, forrado en cuero negro que contrasta con los detalles en aluminio brillante y la luz natural que invade el habitáculo del techo panorámico opcional. Los paneles de las puertas presentan una representación gráfica del Type 50S, a la vez que la inscripción «Le Mans 1931» está bordada a mano en los reposacabezas de los asientos delanteros.





El hiperdeportivo sustituto del Bugatti Chiron cambiará el motor W16 por un brutal V16 híbrido: así suena, en vídeo
Leer noticia


Le Mans, una época brillante y trágica para Bugatti

La mayoría de los ganadores de Le Mans de la época no fueron coches concebidos desde un principio para competir, como tampoco lo fueron los Bugatti 50, sino adaptaciones de los de carretera. Su motor de ocho cilindros y 5.0 litros soltaba la nada despreciable cifra de 250 CV, pero ninguno de los tres ejemplares construidos logró alzarse con la victoria cuando se estrenaron en 1931. Seis años más tarde, uno sí consiguió el esperado triunfo, pero a bordo de otro falleció Jean Bugatti, hijo del fundador de la prestigiosa marca francesa.

El Bugatti Chiron Super Sport posa junto al homenajeado Type 50S de los años 30.Bugatti
El espíritu de Bugatti siempre ha estado ligado a la historia de Le Mans. La prestigiosa carrera de resistencia fue uno de los bastiones de la marca de Molsheim a mediados de los años 30 cuando se impuso con el estreno del Type 57G Tank. Ahora, uno de los últimos Chiron Super Sport rinde homenaje a petición de un cliente exclusivo.La gran mayoría de clientes de Bugatti tienen el suficiente poder económico y financiero para hacerse con uno de sus modelos y personalizarlo a su gusto, pero pocos tienen conocimientos avanzados sobre el pasado de la marca francesa y su historia en competición. Una de las grandes pasiones de un flamante propietario de uno de los últimos ejemplares salidos de los talleres de la firma francesa.Bugatti ha confirmado, en más de una ocasión, que todas las unidades de sus deportivos con únicas en el mundo y que ninguna comparte diseño, colores exteriores o interiores con otras. Pero este Bugatti Chiron Super Sport Hommage Type 50S es verdaderamente único en el mundo, pues es un homenaje a uno de los coches que participaron en la mítica carrera francesa de resistencia. Solicitado desde Estados Unidos directamente al jefe de diseño de la marca, en un principio solamente deseaba un Chiron Sport pintado en negro, pero su pensamiento rápidamente viró hacia el pasado.El Bugatti Chiron Super Sport más especial de todos los construidos es un homenaje a Le Mans.Bugatti Chiron Super Sport Hommage Type 50SA primera vista, es un Chiron más bañado en negro brillante pero está repleto de detalles especiales. Salta a la vista el número 5 pintado en la parrilla de herradura que preside el frontal, además de en los paneles de las puertas, el dorsal asignado a la unidad con chasis número 50177 que corrió en Le Mans en 1931, y con la firma del nombre del circuito galo tras las puertas delanteras. Un motivo decorativo con la forma del trazado de la Sarthe se esconde bajo la superficie del gran spoiler trasero.El interior recibe el mismo tratamiento que el exterior, forrado en cuero negro que contrasta con los detalles en aluminio brillante y la luz natural que invade el habitáculo del techo panorámico opcional. Los paneles de las puertas presentan una representación gráfica del Type 50S, a la vez que la inscripción «Le Mans 1931» está bordada a mano en los reposacabezas de los asientos delanteros.

El hiperdeportivo sustituto del Bugatti Chiron cambiará el motor W16 por un brutal V16 híbrido: así suena, en vídeo
Leer noticia

Le Mans, una época brillante y trágica para BugattiLa mayoría de los ganadores de Le Mans de la época no fueron coches concebidos desde un principio para competir, como tampoco lo fueron los Bugatti 50, sino adaptaciones de los de carretera. Su motor de ocho cilindros y 5.0 litros soltaba la nada despreciable cifra de 250 CV, pero ninguno de los tres ejemplares construidos logró alzarse con la victoria cuando se estrenaron en 1931. Seis años más tarde, uno sí consiguió el esperado triunfo, pero a bordo de otro falleció Jean Bugatti, hijo del fundador de la prestigiosa marca francesa. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es