infotermilogopeque
9 de enero de 2024 Por Javier Gómara 0

Un dato para la esperanza: En 2023 BMW vendió más deportivos con cambio manual que automático


El cambio manual ha sido la opción de compra preferida por la mayoría de clientes de BMW M.

En una era donde el cambio manual se ha convertido en la excepción, los clientes más puristas de BMW han demostrado que la industria todavía debe seguir apostando por una caja tradicional con su embrague.

Hubo una época en la que los cambios manuales eran la norma común y habitual de la industria. Durante mucho tiempo, los cambios automáticos han estado asociados con los coches más caros y grandes del mercado, pero eso ya ha quedado atrás. La evolución de las transmisiones automáticas ha permitido un notable crecimiento comercial. Cada vez más conductores apuestan por ellas, pero hay un dato que todavía alienta la esperanza. En 2023, más de la mitad de los clientes de BMW M optaron por un cambio manual.

Las prestaciones de los coches han ido en aumento en las últimas décadas. Elevadas potencias que exigen no sólo más pericia a los conductores, sino que también obligan a los ingenieros a buscar soluciones capaces de aprovechar al máximo el rendimiento de los coches. Antes, hace ya unos cuantos años, desarrollar un cambio automático era tan costoso como extraordinario. Grandes cantidades de dinero en I+D han permitido reducir el coste. El precio es cada vez más bajo y eso acaba repercutiendo en la fase de compra. Si el cambio automático es un poco más caro siempre merece la pena optar por él.

En el M4 el cambio manual ha representado más de un 20% de las ventas totales.

BMW ha asegurado que mantendrá su apuesta por el cambio manual

Atrás quedaron esos años donde la fiabilidad tampoco era el mejor aliado de las cajas automáticas. Hoy muestran los mismos índices de resistencia y durabilidad, aunque sí que es cierto que las reparaciones son más costosas. A pesar de ello, pocas veces un cambio automático da problemas. Es la excepción, no la norma. Tampoco se puede decir que disparen el consumo porque tampoco es así. La eficiencia ha mejorado mucho y hoy la diferencia de gasto es prácticamente insignificante. Por todo ello, es normal que cada vez más conductores opten por un cambio automático.

Si bien parece una compra lógica, no es la más acertada en función de qué tipo de coche y conducción estemos buscando. Los deportivos baratos como los Mazda MX-5 y Toyota GR86 deben comprarse con sus correspondientes transmisiones manuales. Si bien no elevan las prestaciones o el rendimiento, mejoran considerablemente las sensaciones percibidas en el asiento del conductor. Si elevamos la potencia hay veces en las que también es justificable, como es el caso de algunos BMW M. No sólo lo decimos nosotros, también muchos de los clientes.





Prueba BMW M2, la combinación perfecta
Leer noticia


Los de Múnich son de los pocos fabricantes de altas prestaciones que todavía ofrecen cambios manuales. Algunas marcas rivales también han apuntado en la misma dirección, como Porsche y sus transmisiones de siete marchas o Aston Martin. Sin embargo, los ingleses los reservan para sus colecciones más exclusivas y limitadas. Uno bien podría pensar que muchos clientes optan por los cambios automáticos, pero la realidad es que, al menos en BMW, no es así. Tal y como ha reconocido el portavoz de la marca. « La demanda de transmisiones manuales en nuestros productos M de alto rendimiento se mantuvo muy fuerte en 2023».

Sólo hay tres modelos en la casa que la ofrezcan, BMW M2, BMW M3 y BMW M4. Si bien en los dos últimos la transmisión manual ha representado más de un 20% de las ventas totales, en el caso del más pequeño de la familia el cambio manual ha sido la opción escogida por más del 50% de los clientes. Hay que decir que BMW no hace discriminación económica entre cambio manual y automático. Tal es el gusto de sus clientes por el embrague y el pomo del cambio que ya han confirmado que habrá un Z4 Roadster con cambio manual y 340 caballos de potencia.

El cambio manual ha sido la opción de compra preferida por la mayoría de clientes de BMW M.
En una era donde el cambio manual se ha convertido en la excepción, los clientes más puristas de BMW han demostrado que la industria todavía debe seguir apostando por una caja tradicional con su embrague.Hubo una época en la que los cambios manuales eran la norma común y habitual de la industria. Durante mucho tiempo, los cambios automáticos han estado asociados con los coches más caros y grandes del mercado, pero eso ya ha quedado atrás. La evolución de las transmisiones automáticas ha permitido un notable crecimiento comercial. Cada vez más conductores apuestan por ellas, pero hay un dato que todavía alienta la esperanza. En 2023, más de la mitad de los clientes de BMW M optaron por un cambio manual.Las prestaciones de los coches han ido en aumento en las últimas décadas. Elevadas potencias que exigen no sólo más pericia a los conductores, sino que también obligan a los ingenieros a buscar soluciones capaces de aprovechar al máximo el rendimiento de los coches. Antes, hace ya unos cuantos años, desarrollar un cambio automático era tan costoso como extraordinario. Grandes cantidades de dinero en I+D han permitido reducir el coste. El precio es cada vez más bajo y eso acaba repercutiendo en la fase de compra. Si el cambio automático es un poco más caro siempre merece la pena optar por él.En el M4 el cambio manual ha representado más de un 20% de las ventas totales.BMW ha asegurado que mantendrá su apuesta por el cambio manualAtrás quedaron esos años donde la fiabilidad tampoco era el mejor aliado de las cajas automáticas. Hoy muestran los mismos índices de resistencia y durabilidad, aunque sí que es cierto que las reparaciones son más costosas. A pesar de ello, pocas veces un cambio automático da problemas. Es la excepción, no la norma. Tampoco se puede decir que disparen el consumo porque tampoco es así. La eficiencia ha mejorado mucho y hoy la diferencia de gasto es prácticamente insignificante. Por todo ello, es normal que cada vez más conductores opten por un cambio automático.Si bien parece una compra lógica, no es la más acertada en función de qué tipo de coche y conducción estemos buscando. Los deportivos baratos como los Mazda MX-5 y Toyota GR86 deben comprarse con sus correspondientes transmisiones manuales. Si bien no elevan las prestaciones o el rendimiento, mejoran considerablemente las sensaciones percibidas en el asiento del conductor. Si elevamos la potencia hay veces en las que también es justificable, como es el caso de algunos BMW M. No sólo lo decimos nosotros, también muchos de los clientes.

Prueba BMW M2, la combinación perfecta
Leer noticia

Los de Múnich son de los pocos fabricantes de altas prestaciones que todavía ofrecen cambios manuales. Algunas marcas rivales también han apuntado en la misma dirección, como Porsche y sus transmisiones de siete marchas o Aston Martin. Sin embargo, los ingleses los reservan para sus colecciones más exclusivas y limitadas. Uno bien podría pensar que muchos clientes optan por los cambios automáticos, pero la realidad es que, al menos en BMW, no es así. Tal y como ha reconocido el portavoz de la marca. « La demanda de transmisiones manuales en nuestros productos M de alto rendimiento se mantuvo muy fuerte en 2023».Sólo hay tres modelos en la casa que la ofrezcan, BMW M2, BMW M3 y BMW M4. Si bien en los dos últimos la transmisión manual ha representado más de un 20% de las ventas totales, en el caso del más pequeño de la familia el cambio manual ha sido la opción escogida por más del 50% de los clientes. Hay que decir que BMW no hace discriminación económica entre cambio manual y automático. Tal es el gusto de sus clientes por el embrague y el pomo del cambio que ya han confirmado que habrá un Z4 Roadster con cambio manual y 340 caballos de potencia. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es