infotermilogopeque
16 de mayo de 2023 Por Adrián Lois 0

Esta marca quiere coches eléctricos con 1.300 kilómetros de autonomía. ¿Realidad o quimera?



Porsche trabaja ya en sus futuras baterías para que sus coches eléctricos superen los 1.000 km de autonom

Si bien el vehículo eléctrico con más autonomía del mercado en la actualidad homologa 741 kilómetros, Porsche quiere casi duplicar estas cifras en un futuro no muy lejano gracias al desarrollo de nuevas baterías. ¿Cómo lo conseguirá exactamente?

La carrera por la electrificación no solo consiste en desarrollar vehículos eléctricos más capaces y tecnológicamente mejor armados. En paralelo, los fabricantes de coches y otras empresas se esfuerzan también en el desarrollo de un componente vital para que los eléctricos sean opciones más que reales.

Hablamos de las baterías. Si bien el coche eléctrico se enfrenta a varias barreras en la actualidad, como su elevado precio o la escasez de puntos de recarga en las carreteras, una de las más importantes reside en el alcance que ofrecen estas baterías y los tiempos para cargarse.

Pensar en alcanzar autonomías cercanas a lo que ofrecen los coches diésel con más autonomía, que superan los 1.000 kilómetros, es a día de hoy algo, a priori, imposible. Sin embargo, hay marcas que ya se han apuntado al reto. Porsche ya habla claro: quiere vehículos eléctricos que superen no solo esa barrera, sino también la de los 1.300 kilómetros.

La ambiciosa promesa de Porsche: superar los 1.300 kilómetros de autonomía en sus futuros coches eléctricos

Más autonomías… pero también cargas más rápidas

Porsche no solo está trabajando, como otros fabricantes, en el desarrollo de nuevas baterías. Las limitaciones con las actuales baterías de iones de litio (en estado líquido) empujan a los investigadores a buscar alternativas. Y las hay… y muchas, como las baterías de estado sólido, baterías de sodio o las de silicio.

La marca germana está investigando, precisamente, las baterías de electrolito sólido: unas baterías que aportan una elevada densidad energética (hasta un 50 por ciento más), por lo que se podrían alcanzar mayores autonomías sin tener que recurrir a paquetes más grandes y tiempos de carga más reducidos.

Aun así, gracias a este desarrollo de baterías de estado sólido y debido a la mayor potencia que requerirán las estaciones de recarga (más de 500 kW), será también necesario instalar sistemas de refrigeración activa en estos puntos.

Según Falko Schappacher, Director Comercial y Técnico del Centro de Investigación de Baterías MEET de la Universidad de Münster en Alemania, los vehículos eléctricos Premium verán «aumentos del 30 al 50 por ciento en su alcance en el futuro». Y eso no será el único punto clave a desarrollar: «Más importante que simplemente aumentar la autonomía, es la capacidad de carga rápida».

Porsche trabaja conjuntamente con otras compañías para desarrollar nuevas baterías

El secreto está en la «receta» de la batería

Pero volviendo al «secreto» de Porsche para las futuras baterías, para poder alcanzar cifras tan grandes superiores a los 1000 kilómetros, se trabaja en la optimización del ánodo de las baterías.

Porsche estudia cambiar el grafito por el silicio, algo que les permitiría obtener hasta 10 veces más de capacidad de almacenamiento y tiempos de recarga más rápidos. Por ejemplo, sería posible pasar del 5 al 80 por ciento de la capacidad de la batería en menos de 15 minutos.

Sin embargo, como te podías imaginar, estas baterías también tienen sus inconvenientes: y es que estas partículas de silicio se expanden en hasta un 300 por ciento cuando absorben el litio.

El desarrollo de nuevas baterías permitirá, muy pronto, aumentar considerablemente las autonomías

¿El resultado? La vida útil de la batería se ve reducida. Porsche está desarrollando para evitar este problema, unos ánodos híbridos con un 80 por ciento de silicio y, además, incrementando el porcentaje de níquel en el cátodo.

«Con el silicio como material del ánodo, se podrán alcanzar valores de menos de 15 minutos a medio plazo y significativamente más bajos a largo plazo», afirma Markus Gräf, director de operaciones de Cellforce Group, cuyo accionista mayoritario es Porsche.

«A medio plazo, podemos esperar que la combinación de la nueva química del ánodo con un empaquetamiento más denso de las celdas permita una autonomía de 1.300 km», comenta Maximilian Fichtner, Director del Helmholtz-Institut Ulm y Jefe de la unidad de investigación de Sistemas de Almacenamiento de Energía en el Karlsruhe Institute of Technology.

Porsche trabaja ya en sus futuras baterías para que sus coches eléctricos superen los 1.000 km de autonomSi bien el vehículo eléctrico con más autonomía del mercado en la actualidad homologa 741 kilómetros, Porsche quiere casi duplicar estas cifras en un futuro no muy lejano gracias al desarrollo de nuevas baterías. ¿Cómo lo conseguirá exactamente?La carrera por la electrificación no solo consiste en desarrollar vehículos eléctricos más capaces y tecnológicamente mejor armados. En paralelo, los fabricantes de coches y otras empresas se esfuerzan también en el desarrollo de un componente vital para que los eléctricos sean opciones más que reales.Hablamos de las baterías. Si bien el coche eléctrico se enfrenta a varias barreras en la actualidad, como su elevado precio o la escasez de puntos de recarga en las carreteras, una de las más importantes reside en el alcance que ofrecen estas baterías y los tiempos para cargarse.Pensar en alcanzar autonomías cercanas a lo que ofrecen los coches diésel con más autonomía, que superan los 1.000 kilómetros, es a día de hoy algo, a priori, imposible. Sin embargo, hay marcas que ya se han apuntado al reto. Porsche ya habla claro: quiere vehículos eléctricos que superen no solo esa barrera, sino también la de los 1.300 kilómetros.La ambiciosa promesa de Porsche: superar los 1.300 kilómetros de autonomía en sus futuros coches eléctricosMás autonomías… pero también cargas más rápidasPorsche no solo está trabajando, como otros fabricantes, en el desarrollo de nuevas baterías. Las limitaciones con las actuales baterías de iones de litio (en estado líquido) empujan a los investigadores a buscar alternativas. Y las hay… y muchas, como las baterías de estado sólido, baterías de sodio o las de silicio.La marca germana está investigando, precisamente, las baterías de electrolito sólido: unas baterías que aportan una elevada densidad energética (hasta un 50 por ciento más), por lo que se podrían alcanzar mayores autonomías sin tener que recurrir a paquetes más grandes y tiempos de carga más reducidos.Aun así, gracias a este desarrollo de baterías de estado sólido y debido a la mayor potencia que requerirán las estaciones de recarga (más de 500 kW), será también necesario instalar sistemas de refrigeración activa en estos puntos.Según Falko Schappacher, Director Comercial y Técnico del Centro de Investigación de Baterías MEET de la Universidad de Münster en Alemania, los vehículos eléctricos Premium verán «aumentos del 30 al 50 por ciento en su alcance en el futuro». Y eso no será el único punto clave a desarrollar: «Más importante que simplemente aumentar la autonomía, es la capacidad de carga rápida».Porsche trabaja conjuntamente con otras compañías para desarrollar nuevas bateríasEl secreto está en la «receta» de la bateríaPero volviendo al «secreto» de Porsche para las futuras baterías, para poder alcanzar cifras tan grandes superiores a los 1000 kilómetros, se trabaja en la optimización del ánodo de las baterías.Porsche estudia cambiar el grafito por el silicio, algo que les permitiría obtener hasta 10 veces más de capacidad de almacenamiento y tiempos de recarga más rápidos. Por ejemplo, sería posible pasar del 5 al 80 por ciento de la capacidad de la batería en menos de 15 minutos.Sin embargo, como te podías imaginar, estas baterías también tienen sus inconvenientes: y es que estas partículas de silicio se expanden en hasta un 300 por ciento cuando absorben el litio.El desarrollo de nuevas baterías permitirá, muy pronto, aumentar considerablemente las autonomías¿El resultado? La vida útil de la batería se ve reducida. Porsche está desarrollando para evitar este problema, unos ánodos híbridos con un 80 por ciento de silicio y, además, incrementando el porcentaje de níquel en el cátodo.«Con el silicio como material del ánodo, se podrán alcanzar valores de menos de 15 minutos a medio plazo y significativamente más bajos a largo plazo», afirma Markus Gräf, director de operaciones de Cellforce Group, cuyo accionista mayoritario es Porsche.«A medio plazo, podemos esperar que la combinación de la nueva química del ánodo con un empaquetamiento más denso de las celdas permita una autonomía de 1.300 km», comenta Maximilian Fichtner, Director del Helmholtz-Institut Ulm y Jefe de la unidad de investigación de Sistemas de Almacenamiento de Energía en el Karlsruhe Institute of Technology. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es