infotermilogopeque
14 de mayo de 2023 Por Javier Costas 0

El desconocido “Ferrari” japonés con nombre de mujer y un precio imposible



Nissan Silvia Style-A (S15)

No, no es un Ferrari 456, pero puede dar el pego. En realidad, se trata de una versión prácticamente desconocida de un coche que no se vendió oficialmente en Europa, el Nissan Silvia (S15), que se puso a la venta hace 23 años.

Corría el año 2000 y los japoneses tenían en su mercado doméstico una serie de coches que, o bien habían desaparecido de Europa, o directamente nunca llegaron aquí. Uno de ellos fue el Nissan Silvia de séptima generación (S15), que solo se vendió en Japón, Australia y Nueva Zelanda, y con el volante a la derecha.

Hay que recordar que entonces los japoneses podían comprarse el Toyota Supra (A80), el Mazda RX-7 (FD), el Nissan Skyline GT-R (R34), o uno de los últimos Mitsubishi GTO. Todos ellos, salvo el GTO, mordieron el polvo en 2002 por la entrada en vigor de una nueva normativa de emisiones. Y como se vendían al goteo, los dejaron de fabricar, no merecía la pena actualizarlos. Eso sí, las últimas unidades «volaron» de los concesionarios.

De vuelta a nuestro protagonista, el Nissan Silvia S15 se puso a la venta a principios de 1999 con dos motores 2.0 de cuatro cilindros, SR20DE y SR20DET. Estos bloques míticos fueron instalados en predecesores del Silvia que en algunos países se vendieron como Nissan 200SX. Eso ya sí nos empieza a sonar.

Fotografía: Garage-R

Pues bien, en otoño de 2000 el especialista Autech puso a la venta una modificación autorizada por Nissan del Silvia, con ambas motorizaciones, para tener un estilo exterior sorprendentemente parecido al Ferrari 456. Este mítico cavallino estuvo a la venta de 1992 a 1997 como 456, y de 1998 a 2003 como 456M (la M es de «modificata»).

Su nombre oficial fue Nissan Silvia Style-A

Además del color rojo AR2, era posible comprarlo en color blanco WK0 o en gris WV2. El interior en color negro y crema también era sorprendentemente similar al del Ferrari 456, y de hecho no se ofrecía otro. Este kit estético se podía adquirir desde 2.190.000 yenes, incluyendo el coche.

Si añadimos 23 años de inflación a ese precio, descubrimos que el yen apenas ha subido, 2,35 millones, porque los efectos de la década perdida aún se sienten en su economía. Pero pasémoslo a euros, y es ahora cuando nos da un auténtico soponcio… son menos de 15.800 euros al cambio. ¿Y el más caro? Pues con motor turbo eran 2.720.000 yenes, ajustando inflación y cambiando a nuestra divisa, 19.600 euros.

Fotografía: Garage-R

¿Hay letra pequeña? Sí, y en japonés, pero insisto en que no es el precio del kit, es el precio del coche CON el kit. Había que pagar aparte por la especificación para clima frío, 26.000 yenes, o por el cambio automático de cuatro relaciones, prehistórico para los estándares actuales, pero popular en el Japón en aquel entonces. Además, los impuestos se pagaban aparte.

El precio incluía tanto la rueda de repuesto como las herramientas, auténticos lujos en la actualidad. La unidad que vemos en las imágenes ya tiene unos añitos encima, y es una de las ¡54! que se produjo con esas especificaciones, lo que lo hace un auténtico unicornio. Puede ser igual más fácil conseguir un 456 de verdad.

De acuerdo a la información de GT-R Registry, hubo 28 automáticos y 15 manuales de cinco marchas con motor SR20DE, y con el SR20DET nadie lo pidió automático, sino manual de seis marchas, 11 en total. Y para el que no esté puesto en motores Nissan, los SR20DE daban en el Silvia 165 CV con cambio manual o 160 CV con automático, y en el caso del SR20DET, 250 CV con cambio manual o 225 CV con cambio automático.

Fotografía: Garage-R

Ciertamente, a más de uno le daría un cortocircuito ver un coche así con el logo de la S relámpago estampado en el morro y el volante con esas pintas, sobre todo viendo que detrás pone Nissan y que bajo el capó hay un cuatro cilindros. Pero se han hecho réplicas con coches también mundanos, como Pontiac Fiero, Toyota MR-2 e incluso Peugeot 406 Coupe.

La unidad de las fotos tenía un precio igualmente absurdo, unos 8.000 euros (a los que sumar portes, impuestos, aduanas y homologación, pero un regalo). Su depreciación del 50% en 23 años no está nada mal

Si alguna vez ves una unidad en una página que permita comprar coches JDM y meterlos en un barco, no te lo pienses. Solo por su exclusividad, ya tendrá valor, aunque homologarlo va a costar un riñón, porque siendo un coche de «solo» 23 años, no cuenta como histórico, a menos que se retuerza el argumento de que es un coche de colección y que es tremendamente escaso. Historia del automóvil europeo desde luego no es, eso seguro.

¿Le harías ascos a un coche así? A diferencia de un 406 Coupé, este es de propulsión trasera, y con el SR20DET tenía una potencia bastante decente, por encima de la del 3.0 V6 que montaban los Peugeot en el mejor caso, y con un consumo más bajo con seguridad. Lo del volante a la derecha es un incordio para adelantar, pero en una cosa estaremos de acuerdo, tenía su encanto.

Nissan Silvia Style-A (S15)No, no es un Ferrari 456, pero puede dar el pego. En realidad, se trata de una versión prácticamente desconocida de un coche que no se vendió oficialmente en Europa, el Nissan Silvia (S15), que se puso a la venta hace 23 años.Corría el año 2000 y los japoneses tenían en su mercado doméstico una serie de coches que, o bien habían desaparecido de Europa, o directamente nunca llegaron aquí. Uno de ellos fue el Nissan Silvia de séptima generación (S15), que solo se vendió en Japón, Australia y Nueva Zelanda, y con el volante a la derecha.Hay que recordar que entonces los japoneses podían comprarse el Toyota Supra (A80), el Mazda RX-7 (FD), el Nissan Skyline GT-R (R34), o uno de los últimos Mitsubishi GTO. Todos ellos, salvo el GTO, mordieron el polvo en 2002 por la entrada en vigor de una nueva normativa de emisiones. Y como se vendían al goteo, los dejaron de fabricar, no merecía la pena actualizarlos. Eso sí, las últimas unidades «volaron» de los concesionarios.De vuelta a nuestro protagonista, el Nissan Silvia S15 se puso a la venta a principios de 1999 con dos motores 2.0 de cuatro cilindros, SR20DE y SR20DET. Estos bloques míticos fueron instalados en predecesores del Silvia que en algunos países se vendieron como Nissan 200SX. Eso ya sí nos empieza a sonar.Fotografía: Garage-RPues bien, en otoño de 2000 el especialista Autech puso a la venta una modificación autorizada por Nissan del Silvia, con ambas motorizaciones, para tener un estilo exterior sorprendentemente parecido al Ferrari 456. Este mítico cavallino estuvo a la venta de 1992 a 1997 como 456, y de 1998 a 2003 como 456M (la M es de «modificata»).Su nombre oficial fue Nissan Silvia Style-AAdemás del color rojo AR2, era posible comprarlo en color blanco WK0 o en gris WV2. El interior en color negro y crema también era sorprendentemente similar al del Ferrari 456, y de hecho no se ofrecía otro. Este kit estético se podía adquirir desde 2.190.000 yenes, incluyendo el coche.Si añadimos 23 años de inflación a ese precio, descubrimos que el yen apenas ha subido, 2,35 millones, porque los efectos de la década perdida aún se sienten en su economía. Pero pasémoslo a euros, y es ahora cuando nos da un auténtico soponcio… son menos de 15.800 euros al cambio. ¿Y el más caro? Pues con motor turbo eran 2.720.000 yenes, ajustando inflación y cambiando a nuestra divisa, 19.600 euros.Fotografía: Garage-R¿Hay letra pequeña? Sí, y en japonés, pero insisto en que no es el precio del kit, es el precio del coche CON el kit. Había que pagar aparte por la especificación para clima frío, 26.000 yenes, o por el cambio automático de cuatro relaciones, prehistórico para los estándares actuales, pero popular en el Japón en aquel entonces. Además, los impuestos se pagaban aparte.El precio incluía tanto la rueda de repuesto como las herramientas, auténticos lujos en la actualidad. La unidad que vemos en las imágenes ya tiene unos añitos encima, y es una de las ¡54! que se produjo con esas especificaciones, lo que lo hace un auténtico unicornio. Puede ser igual más fácil conseguir un 456 de verdad.De acuerdo a la información de GT-R Registry, hubo 28 automáticos y 15 manuales de cinco marchas con motor SR20DE, y con el SR20DET nadie lo pidió automático, sino manual de seis marchas, 11 en total. Y para el que no esté puesto en motores Nissan, los SR20DE daban en el Silvia 165 CV con cambio manual o 160 CV con automático, y en el caso del SR20DET, 250 CV con cambio manual o 225 CV con cambio automático.Fotografía: Garage-RCiertamente, a más de uno le daría un cortocircuito ver un coche así con el logo de la S relámpago estampado en el morro y el volante con esas pintas, sobre todo viendo que detrás pone Nissan y que bajo el capó hay un cuatro cilindros. Pero se han hecho réplicas con coches también mundanos, como Pontiac Fiero, Toyota MR-2 e incluso Peugeot 406 Coupe.La unidad de las fotos tenía un precio igualmente absurdo, unos 8.000 euros (a los que sumar portes, impuestos, aduanas y homologación, pero un regalo). Su depreciación del 50% en 23 años no está nada malSi alguna vez ves una unidad en una página que permita comprar coches JDM y meterlos en un barco, no te lo pienses. Solo por su exclusividad, ya tendrá valor, aunque homologarlo va a costar un riñón, porque siendo un coche de «solo» 23 años, no cuenta como histórico, a menos que se retuerza el argumento de que es un coche de colección y que es tremendamente escaso. Historia del automóvil europeo desde luego no es, eso seguro.¿Le harías ascos a un coche así? A diferencia de un 406 Coupé, este es de propulsión trasera, y con el SR20DET tenía una potencia bastante decente, por encima de la del 3.0 V6 que montaban los Peugeot en el mejor caso, y con un consumo más bajo con seguridad. Lo del volante a la derecha es un incordio para adelantar, pero en una cosa estaremos de acuerdo, tenía su encanto. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es