infotermilogopeque
12 de mayo de 2023 Por Antonio Fernández 0

Opel deja clara su postura sobre la norma Euro 7, «No creemos que sea útil para la industria»



Opel advierte que los coches más pequeños tienen muchas probabilidades de desaparecer

El máximo dirigente de Opel ha dejado clara su postura ante la temida normativa Euro 7. Florian Huettl advierte que esta norma, tal y como ha sido propuesta, no es útil para la industria. Además, señala que los coches térmicos más pequeños tienen muchas posibilidades de desaparecer.

Opel ha sido la última marca de coches en incorporarse a la creciente lista de firmas automovilísticas contrarias a la normativa Euro 7. O más bien, a la norma tal y como ha sido propuesta. Esta marca, que recordemos, forma parte de Stellantis, uno de los grandes conglomerados automovilísticos a nivel mundial. Un fabricante que ha sido especialmente crítico con la hoja de ruta establecida por la Comisión Europea de cambio al coche eléctrico. Una hoja de ruta en la que se incluye la mencionada normativa de emisiones.

Florian Huettl, CEO de Opel y Vauxhall, ha hablado abiertamente sobre cómo se está llevando a cabo el proceso de electrificación y, de manera paralela, se está preparando el terreno para la entrada en vigor de la norma Euro 7. El máximo dirigente de Opel ha dejado clara su postura. Y es más, advierte del serio peligro de desaparición que corren los coches pequeños con motor de combustión interna.

Las versiones térmicas del Opel Astra tienen fecha de caducidad

La normativa Euro 7 incrementará los costes y reducirá la oferta

«No creemos que la Euro 7 sea particularmente útil para la industria en la forma que está configurada hoy. Creemos que es una carga importante en términos de costes y recursos de ingeniería en un momento en el que nos gustaría invertir toda nuestra energía en el cambio a la movilidad eléctrica. Dicho esto, es una norma de emisiones, por lo que debemos abordarla», comentó Huettl.

Salta a la vista que Huettl comparte la misma visión que Carlos Tavares. El CEO de Stellantis ya dejó claro el pasado mes de febrero que la norma Euro 7 no es útil y no trae beneficios para la industria. El máximo dirigente de las marcas Opel y Vauxhall aseguró también que deben elegir cuidadosamente dónde invierten sus recursos: «Lo que significa en términos prácticos es que debemos decidir dónde invertir nuestros recursos. Analizaremos qué necesitamos invertir para que los motores cumplan con las normas y decidiremos si vale la pena invertir».

También aprovechó para recordar los objetivos de la marca alemana a corto plazo. Opel será (en Europa) una marca 100% eléctrica en 2028. Una fecha que está a la vuelta de la esquina y, por lo tanto, sitúa a la compañía en la complicada situación de acelerar, o no, su proceso de electrificación. «Decidiremos si vale la pena invertir, teniendo en cuenta que para 2028 seremos solo eléctricos de todos modos», apuntó Huettl.

La versión PHEV representa aproximadamente el 25% de las ventas del Opel Grandland

Opel advierte que los coches pequeños de combustión están en peligro

Por otra parte, y no menos importante, Huettl ha puesto el punto de mira en los coches pequeños con motor de combustión interna. Son, junto a los motores diésel, los principales «candidatos» a desaparecer del mercado a causa de la normativa Euro 7, lo que afectará directamente a aquellos ciudadanos que solo pueden adquirir automóviles de precio asequible.

«En términos prácticos, los motores con más probabilidades de desaparecer son los motores pequeños de los automóviles pequeños y los motores diésel. Motores pequeños en coches pequeños, eso es un problema porque es una parte importante de la movilidad individual accesible. Alguien que compra un automóvil nuevo con un pequeño motor de gasolina para reemplazar un coche de diez años aún logra una mejora significativa en la huella tola de CO2», argumentó el CEO de Opel y de Vauxhall. Se avecinan tiempos muy complicados para el mercado de coches baratos con motor de gasolina o diésel.

Opel advierte que los coches más pequeños tienen muchas probabilidades de desaparecerEl máximo dirigente de Opel ha dejado clara su postura ante la temida normativa Euro 7. Florian Huettl advierte que esta norma, tal y como ha sido propuesta, no es útil para la industria. Además, señala que los coches térmicos más pequeños tienen muchas posibilidades de desaparecer.Opel ha sido la última marca de coches en incorporarse a la creciente lista de firmas automovilísticas contrarias a la normativa Euro 7. O más bien, a la norma tal y como ha sido propuesta. Esta marca, que recordemos, forma parte de Stellantis, uno de los grandes conglomerados automovilísticos a nivel mundial. Un fabricante que ha sido especialmente crítico con la hoja de ruta establecida por la Comisión Europea de cambio al coche eléctrico. Una hoja de ruta en la que se incluye la mencionada normativa de emisiones.Florian Huettl, CEO de Opel y Vauxhall, ha hablado abiertamente sobre cómo se está llevando a cabo el proceso de electrificación y, de manera paralela, se está preparando el terreno para la entrada en vigor de la norma Euro 7. El máximo dirigente de Opel ha dejado clara su postura. Y es más, advierte del serio peligro de desaparición que corren los coches pequeños con motor de combustión interna. Las versiones térmicas del Opel Astra tienen fecha de caducidadLa normativa Euro 7 incrementará los costes y reducirá la oferta«No creemos que la Euro 7 sea particularmente útil para la industria en la forma que está configurada hoy. Creemos que es una carga importante en términos de costes y recursos de ingeniería en un momento en el que nos gustaría invertir toda nuestra energía en el cambio a la movilidad eléctrica. Dicho esto, es una norma de emisiones, por lo que debemos abordarla», comentó Huettl.Salta a la vista que Huettl comparte la misma visión que Carlos Tavares. El CEO de Stellantis ya dejó claro el pasado mes de febrero que la norma Euro 7 no es útil y no trae beneficios para la industria. El máximo dirigente de las marcas Opel y Vauxhall aseguró también que deben elegir cuidadosamente dónde invierten sus recursos: «Lo que significa en términos prácticos es que debemos decidir dónde invertir nuestros recursos. Analizaremos qué necesitamos invertir para que los motores cumplan con las normas y decidiremos si vale la pena invertir».También aprovechó para recordar los objetivos de la marca alemana a corto plazo. Opel será (en Europa) una marca 100% eléctrica en 2028. Una fecha que está a la vuelta de la esquina y, por lo tanto, sitúa a la compañía en la complicada situación de acelerar, o no, su proceso de electrificación. «Decidiremos si vale la pena invertir, teniendo en cuenta que para 2028 seremos solo eléctricos de todos modos», apuntó Huettl.La versión PHEV representa aproximadamente el 25% de las ventas del Opel GrandlandOpel advierte que los coches pequeños de combustión están en peligroPor otra parte, y no menos importante, Huettl ha puesto el punto de mira en los coches pequeños con motor de combustión interna. Son, junto a los motores diésel, los principales «candidatos» a desaparecer del mercado a causa de la normativa Euro 7, lo que afectará directamente a aquellos ciudadanos que solo pueden adquirir automóviles de precio asequible.«En términos prácticos, los motores con más probabilidades de desaparecer son los motores pequeños de los automóviles pequeños y los motores diésel. Motores pequeños en coches pequeños, eso es un problema porque es una parte importante de la movilidad individual accesible. Alguien que compra un automóvil nuevo con un pequeño motor de gasolina para reemplazar un coche de diez años aún logra una mejora significativa en la huella tola de CO2», argumentó el CEO de Opel y de Vauxhall. Se avecinan tiempos muy complicados para el mercado de coches baratos con motor de gasolina o diésel. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es