infotermilogopeque
11 de mayo de 2023 Por Adrián Lois 0

Cómo funciona el sistema de mantenimiento de carril en el coche



El sistema de mantenimiento de carril es uno de los ADAS más importantes y útiles en la actualidad.

El sistema de mantenimiento de carril lleva más de una década presente en los sistemas de seguridad de los vehículos nuevos. Sin embargo, esta tecnología se ha convertido en imprescindible y ahora es obligatoria. Te contamos cómo funciona.

Uno de los Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor (ADAS) que la Unión Europea impuso como obligación para los coches de nueva homologación desde mediados del 2022 es el conocido como LKA. Se trata del sistema de mantenimiento de carril (Lane Keeping Aid en sus siglas en inglés).

Esta tecnología, como decíamos antes, lleva ya un tiempo entre nosotros. El primer vehículo en contar con un sistema similar fue el Volkswagen Passat en el año 2018. Por entonces, su ‘Lane Assist’ tenía la función de avisar al conductor si estaba cruzando las líneas que marcan el límite de los carriles.

Con el paso del tiempo, esta tecnología ha ido evolucionando, hasta tal punto de convertirse en uno de los asistentes de seguridad más importantes. Y es que las salidas de vía provocan miles de muertes cada año y esta tecnología, precisamente, intenta impedirlas.

La cámara frontal del parabrisas es la encargada de «leer» las líneas de los carriles de la calzada.

En Europa, este motivo causa 10.000 fallecidos en las carreteras. Según análisis de marcas como Seat, de contar con esta tecnología, se podrían reducir estas cifras a la mitad.

Su mayor utilidad, sin duda, está en los viajes largos por autovía o autopista, donde las faltas de atención, distracciones o incluso la somnolencia pueden hacer que el rumbo del vehículo varíe sin darnos cuenta.

Así es y así funciona el sistema de mantenimiento de carril

La tecnología detrás de este sistema de mantenimiento de carril trata de evitar, básicamente, que te salgas de la carretera o que cruces sin darte cuenta al carril contiguo. Esto, como puedes entender, supone un grave riesgo para nuestra seguridad y para la del resto de conductores.

El asistente de mantenimiento de carril tiene la capacidad de corregir la trayectoria del vehículo si detecta que vamos a cruzar una de las líneas delimitadoras del carril y nosotros no hemos activado antes el intermitente.

Gracias a una cámara frontal situada en el parabrisas, se examinan dichas líneas de separación de los carriles y monitoriza la posición del vehículo dentro de su carril. El sistema toma la información de esa cámara, de la velocidad del vehículo y del giro del volante para calcular si este se está desviando demasiado.

La DGT nos explica en vídeo cómo funciona el asistente de mantenimiento de carril.

Al superar cierto umbral de tiempo, y en función también de nuestra velocidad o del radio de una curva, el sistema LKA actúa: generalmente, actuando sobre la dirección asistida eléctrica del vehículo, aplicando una fuerza correctora para devolverlo al centro del carril. De no tener dirección electrónica, el sistema ESC se encarga de realizar suaves frenadas en las ruedas de forma individual para corregir la trayectoria.

¿Funciona siempre el sistema de mantenimiento de carril?

Las primeras versiones de esta tecnología tenían una función meramente informativa, mediante señales acústicas, luminosas e incluso emitiendo pequeñas vibraciones en el volante. Estas funciones están todavía vigentes, pero con el añadido ahora de poder corregir la trayectoria del vehículo si existe el riesgo de una salida del carril.

El conductor puede desactivar este sistema de forma manual. No obstante, de estar activado, basta con girar el volante con una mayor fuerza para hacerse de nuevo con el control del vehículo. Además, una vez que el conductor activa el intermitente, el asistente no interviene, ya que detecta que el cambio de carril es intencionado.

Cuando el asistente de mantenimiento de carril actúa, corrige la dirección para regresar al vehículo al centro del carril.

Ojo: no debes confiarte tampoco a la suerte de esta tecnología. El sistema de mantenimiento de carril es una ayuda extra y está lejos de ser infalible. Ten en cuenta que hay algunos condicionantes que impiden al asistente LKA trabajar con efectividad:

Cuando las líneas de la carretera no están dibujadas o medio borradas.Cuando hay una curva muy cerrada.Cuando hay una fuerte incidencia del sol en el parabrisas, produciendo reflejos.En condiciones meteorológicas muy adversas, con fuerte lluvia o nieve.

Aun así, con la mejora de esta tecnología, los sistemas más modernos son capaces de suplir estos fallos y de detectar mucho mejor las líneas de la calzada, incluso estando pintadas en color amarillo por obras, distinguiendo líneas continuas de discontinuas, etc. Para ello, también se pueden valer de los sensores y radares frontales de otras tecnologías presentes en el coche.

En muchos modelos aparecen dibujadas las líneas detectadas en la instrumentación del vehículo: el conductor sabe en ese momento que el sistema está funcionando y detectando las líneas, iluminándose en un color diferente si se ha traspasado la línea o se está a punto de hacerlo.

El conductor puede ver en la instrumentación si está actuando o no esta tecnología de asistencia a la conducción.

Los sistemas más avanzados de la tecnología de mantenimiento de carril van más allá e incluso son capaces de detectar la posición del vehículo en todo momento y de mantener la posición del vehículo siempre en el centro.

De esta forma, incluso puedes ver cómo el vehículo hace las curvas (de amplio radio) por sí solo. Este último sistema, no obstante, detectaría si el conductor suelta el volante, mandaría un aviso y, en caso de no haber respuesta, podría incluso detener el vehículo por seguridad.

El sistema de mantenimiento de carril es uno de los ADAS más importantes y útiles en la actualidad.El sistema de mantenimiento de carril lleva más de una década presente en los sistemas de seguridad de los vehículos nuevos. Sin embargo, esta tecnología se ha convertido en imprescindible y ahora es obligatoria. Te contamos cómo funciona.Uno de los Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor (ADAS) que la Unión Europea impuso como obligación para los coches de nueva homologación desde mediados del 2022 es el conocido como LKA. Se trata del sistema de mantenimiento de carril (Lane Keeping Aid en sus siglas en inglés).Esta tecnología, como decíamos antes, lleva ya un tiempo entre nosotros. El primer vehículo en contar con un sistema similar fue el Volkswagen Passat en el año 2018. Por entonces, su ‘Lane Assist’ tenía la función de avisar al conductor si estaba cruzando las líneas que marcan el límite de los carriles.Con el paso del tiempo, esta tecnología ha ido evolucionando, hasta tal punto de convertirse en uno de los asistentes de seguridad más importantes. Y es que las salidas de vía provocan miles de muertes cada año y esta tecnología, precisamente, intenta impedirlas.La cámara frontal del parabrisas es la encargada de «leer» las líneas de los carriles de la calzada.En Europa, este motivo causa 10.000 fallecidos en las carreteras. Según análisis de marcas como Seat, de contar con esta tecnología, se podrían reducir estas cifras a la mitad.Su mayor utilidad, sin duda, está en los viajes largos por autovía o autopista, donde las faltas de atención, distracciones o incluso la somnolencia pueden hacer que el rumbo del vehículo varíe sin darnos cuenta.Así es y así funciona el sistema de mantenimiento de carrilLa tecnología detrás de este sistema de mantenimiento de carril trata de evitar, básicamente, que te salgas de la carretera o que cruces sin darte cuenta al carril contiguo. Esto, como puedes entender, supone un grave riesgo para nuestra seguridad y para la del resto de conductores.El asistente de mantenimiento de carril tiene la capacidad de corregir la trayectoria del vehículo si detecta que vamos a cruzar una de las líneas delimitadoras del carril y nosotros no hemos activado antes el intermitente.Gracias a una cámara frontal situada en el parabrisas, se examinan dichas líneas de separación de los carriles y monitoriza la posición del vehículo dentro de su carril. El sistema toma la información de esa cámara, de la velocidad del vehículo y del giro del volante para calcular si este se está desviando demasiado.

La DGT nos explica en vídeo cómo funciona el asistente de mantenimiento de carril.Al superar cierto umbral de tiempo, y en función también de nuestra velocidad o del radio de una curva, el sistema LKA actúa: generalmente, actuando sobre la dirección asistida eléctrica del vehículo, aplicando una fuerza correctora para devolverlo al centro del carril. De no tener dirección electrónica, el sistema ESC se encarga de realizar suaves frenadas en las ruedas de forma individual para corregir la trayectoria.¿Funciona siempre el sistema de mantenimiento de carril?Las primeras versiones de esta tecnología tenían una función meramente informativa, mediante señales acústicas, luminosas e incluso emitiendo pequeñas vibraciones en el volante. Estas funciones están todavía vigentes, pero con el añadido ahora de poder corregir la trayectoria del vehículo si existe el riesgo de una salida del carril.El conductor puede desactivar este sistema de forma manual. No obstante, de estar activado, basta con girar el volante con una mayor fuerza para hacerse de nuevo con el control del vehículo. Además, una vez que el conductor activa el intermitente, el asistente no interviene, ya que detecta que el cambio de carril es intencionado.Cuando el asistente de mantenimiento de carril actúa, corrige la dirección para regresar al vehículo al centro del carril.Ojo: no debes confiarte tampoco a la suerte de esta tecnología. El sistema de mantenimiento de carril es una ayuda extra y está lejos de ser infalible. Ten en cuenta que hay algunos condicionantes que impiden al asistente LKA trabajar con efectividad:Cuando las líneas de la carretera no están dibujadas o medio borradas.Cuando hay una curva muy cerrada.Cuando hay una fuerte incidencia del sol en el parabrisas, produciendo reflejos.En condiciones meteorológicas muy adversas, con fuerte lluvia o nieve.Aun así, con la mejora de esta tecnología, los sistemas más modernos son capaces de suplir estos fallos y de detectar mucho mejor las líneas de la calzada, incluso estando pintadas en color amarillo por obras, distinguiendo líneas continuas de discontinuas, etc. Para ello, también se pueden valer de los sensores y radares frontales de otras tecnologías presentes en el coche.En muchos modelos aparecen dibujadas las líneas detectadas en la instrumentación del vehículo: el conductor sabe en ese momento que el sistema está funcionando y detectando las líneas, iluminándose en un color diferente si se ha traspasado la línea o se está a punto de hacerlo.El conductor puede ver en la instrumentación si está actuando o no esta tecnología de asistencia a la conducción.Los sistemas más avanzados de la tecnología de mantenimiento de carril van más allá e incluso son capaces de detectar la posición del vehículo en todo momento y de mantener la posición del vehículo siempre en el centro. De esta forma, incluso puedes ver cómo el vehículo hace las curvas (de amplio radio) por sí solo. Este último sistema, no obstante, detectaría si el conductor suelta el volante, mandaría un aviso y, en caso de no haber respuesta, podría incluso detener el vehículo por seguridad. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es