infotermilogopeque
5 de mayo de 2023 Por Fran Romero 0

La revolución de Volvo, una batería inteligente para coches eléctricos que «piensa» y optimiza el rendimiento en tiempo real



El nuevo Volvo EX90 es el tercer modelo de la gama de eléctricos de la marca suecaVolvo

El fiel compromiso que Volvo mantiene con los coches eléctricos obliga a invertir lo indescriptible en la más avanzada tecnología de propulsión. Los suecos han registrado la patente de una interesante batería para sus futuros modelos, que se ha filtrado, y revelado una cualidad inédita en la industria: es inteligente y «piensa».

Volvo es una de las marcas más comprometidas con la electrificación. La firma sueca confirmó hace unos años su conversión a una marca 100% eléctrica mucho antes de que la Unión Europea impusiera por ley el cambio en el panorama de la movilidad, una estrategia que obliga a los suecos a realizar grandes inversiones y destinar importantes cantidades de recursos, incluidos humanos, para desarrollar nuevas y avanzadas tecnologías para liderar el mercado de coches eléctricos.

La firma de Göteborg no es de las habituales en las filtraciones, sin embargo esta vez sí ha sido protagonista de una, tan importante como interesante. Los suecos trabajan en la primera batería inteligente del mundo, una tecnología que permitirá controlar las celdas individualmente de forma permanente y, por supuesto, durante la conducción para gestionar más eficientemente la energía almacenada en ellas. El sistema consta de una serie de sensores que controlan la temperatura, la presión o el estado de la química para medir su degradación en el tiempo, pudiendo conocer si se puede producir un envejecimiento prematuro.

La batería del nuevo Volvo EX90 con celdas independientes, la tecnología que Volvo ha dado la vuelta

La batería inteligente de Volvo revolucionará los coches eléctricos

Sin embargo, no es lo verdaderamente novedoso de la patente descubierta, sino su capacidad inteligente. Sobre estas líneas, la batería del nuevo Volvo EX90 sigue la actual estrategia de celdas no conectadas, por lo que el hito de la marca sueca reside concretamente en invertir esta funcionalidad: Markus Ekström, el autor de la patente que figura en el registro europeo de la propiedad intelectual, y en representación del fabricante, ha detallado el trasfondo de esta avanzada tecnología.

El desarrollo de celdas inteligentes permite controlar cada una de ellas, y su comportamiento en el paquete de la batería, pudiendo activarse y desactivarse durante los procesos de carga y descarga del acumulador energético, todo a través de una potente unidad de control con un algoritmo que se encarga de que la batería piense lo que necesita el conductor en todo momento. Si el sistema detecta un sobrecalentamiento, puede desconectar las celdas concretas que lo están produciendo para que se enfríen, incluso también hacer circular la energía eléctrica entre ellas.





La producción del nuevo Volvo EX90 se congela, esta vez los microchips no tienen culpa de esta situación especial
Leer noticia


La batería «pensante» aumenta la autonomía sin más capacidad

Una utilidad para aumentar el par en uno o dos motores eléctricos, según la configuración motriz, de forma independiente o total. El objetivo de esta nueva tecnología es hacer un uso más razonado de la energía almacenada, aumentando la autonomía sin necesidad de incrementar la capacidad. Volvo no ha facilitado información relativa a si es compatible con cualquier tipo de química o con alguna en concreto, si bien sí ha señalado que para lograr esta cualidad se necesita un circuito integrado con materiales semiconductores, superconductores, orgánicos o inorgánicos no conductores.

El nuevo Volvo EX90 es el tercer modelo de la gama de eléctricos de la marca suecaVolvoEl fiel compromiso que Volvo mantiene con los coches eléctricos obliga a invertir lo indescriptible en la más avanzada tecnología de propulsión. Los suecos han registrado la patente de una interesante batería para sus futuros modelos, que se ha filtrado, y revelado una cualidad inédita en la industria: es inteligente y «piensa».Volvo es una de las marcas más comprometidas con la electrificación. La firma sueca confirmó hace unos años su conversión a una marca 100% eléctrica mucho antes de que la Unión Europea impusiera por ley el cambio en el panorama de la movilidad, una estrategia que obliga a los suecos a realizar grandes inversiones y destinar importantes cantidades de recursos, incluidos humanos, para desarrollar nuevas y avanzadas tecnologías para liderar el mercado de coches eléctricos.La firma de Göteborg no es de las habituales en las filtraciones, sin embargo esta vez sí ha sido protagonista de una, tan importante como interesante. Los suecos trabajan en la primera batería inteligente del mundo, una tecnología que permitirá controlar las celdas individualmente de forma permanente y, por supuesto, durante la conducción para gestionar más eficientemente la energía almacenada en ellas. El sistema consta de una serie de sensores que controlan la temperatura, la presión o el estado de la química para medir su degradación en el tiempo, pudiendo conocer si se puede producir un envejecimiento prematuro.La batería del nuevo Volvo EX90 con celdas independientes, la tecnología que Volvo ha dado la vueltaLa batería inteligente de Volvo revolucionará los coches eléctricosSin embargo, no es lo verdaderamente novedoso de la patente descubierta, sino su capacidad inteligente. Sobre estas líneas, la batería del nuevo Volvo EX90 sigue la actual estrategia de celdas no conectadas, por lo que el hito de la marca sueca reside concretamente en invertir esta funcionalidad: Markus Ekström, el autor de la patente que figura en el registro europeo de la propiedad intelectual, y en representación del fabricante, ha detallado el trasfondo de esta avanzada tecnología.El desarrollo de celdas inteligentes permite controlar cada una de ellas, y su comportamiento en el paquete de la batería, pudiendo activarse y desactivarse durante los procesos de carga y descarga del acumulador energético, todo a través de una potente unidad de control con un algoritmo que se encarga de que la batería piense lo que necesita el conductor en todo momento. Si el sistema detecta un sobrecalentamiento, puede desconectar las celdas concretas que lo están produciendo para que se enfríen, incluso también hacer circular la energía eléctrica entre ellas.

La producción del nuevo Volvo EX90 se congela, esta vez los microchips no tienen culpa de esta situación especial
Leer noticia

La batería «pensante» aumenta la autonomía sin más capacidadUna utilidad para aumentar el par en uno o dos motores eléctricos, según la configuración motriz, de forma independiente o total. El objetivo de esta nueva tecnología es hacer un uso más razonado de la energía almacenada, aumentando la autonomía sin necesidad de incrementar la capacidad. Volvo no ha facilitado información relativa a si es compatible con cualquier tipo de química o con alguna en concreto, si bien sí ha señalado que para lograr esta cualidad se necesita un circuito integrado con materiales semiconductores, superconductores, orgánicos o inorgánicos no conductores. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es