infotermilogopeque
3 de mayo de 2023 Por David Plaza 0

La planta de e-fuel más grande del mundo producirá 750 millones de litros anuales… a 2 euros/litro



Los combustibles sintéticos seguirán siendo muy caros en el futuro.

HIF Global construirá en Texas una instalación que producirá el equivalente a descarbonizar más de 400.000 coches al año. La compañía, respaldada por Porsche, espera reducir el precio de estos carburantes a unos 2 euros el litro.

Los e-fuels son combustibles sintéticos producidos a partir de dióxido de carbono (CO₂) y energía renovable, como la solar o la eólica.

Estos combustibles se producen a través de un proceso llamado Power-to-Liquid (PtL), que utiliza la energía renovable para convertir el CO₂ en hidrocarburos líquidos a través de un proceso de síntesis.

Los e-fuels son considerados como una alternativa prometedora a los combustibles fósiles en el sector del transporte, ya que son neutrales en carbono y, por lo tanto, no contribuyen al cambio climático.

Este combustible se producirá a partir de dos millones de toneladas de CO2 recapturado y 300.000 toneladas de hidrógeno verde

Dicho argumento se basa en que los e-fuels tienen una serie de beneficios potenciales en comparación con los combustibles fósiles, como una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero y la posibilidad de reutilizar la infraestructura existente para la distribución de combustible.

Además, al utilizar energía renovable para su producción, los e-fuels pueden ayudar a reducir la dependencia de los combustibles fósiles y aumentar la seguridad energética.

Sin embargo, también hay algunas limitaciones a considerar. La producción de e-fuels requiere una gran cantidad de energía renovable, lo que puede ser costoso. Además, la tecnología para producir e-fuels todavía está en sus primeras etapas de desarrollo y la producción a gran escala puede requerir una gran cantidad de inversión y tiempo.

Los e-fuels plantean muchas dudas

Es cierto que los e-fuels son más caros que los combustibles fósiles convencionales, al menos en la actualidad.

La producción de e-fuels implica una serie de procesos tecnológicos complejos, que requieren grandes cantidades de energía renovable y materias primas. Además, la infraestructura necesaria para la producción y distribución de e-fuels aún no está ampliamente disponible, lo que puede aumentar los costes.

Sin embargo, sus defensores recuerdan que los costes de los e-fuels también están disminuyendo a medida que se desarrolla la tecnología y se escala la producción. Los precios de la energía renovable, como la solar y la eólica, han disminuido significativamente en los últimos años, lo que hace que la producción de e-fuels sea cada vez más asequible. Además, a medida que aumenta la demanda de e-fuels, es probable que los costes de producción disminuyan aún más.

Además, los gobiernos y las empresas pueden ofrecer incentivos financieros para fomentar la adopción de los e-fuels y hacerlos más asequibles para los consumidores.

E-fuels: de 50 a 2 euros por litro

La compañía especializada en el desarrollo de combustibles sintéticos respaldada por Porsche, HIF Global, ha anunciado la construcción en Texas (EE.UU.) de la mayor planta de e-fuels del mundo.

Y, aunque las perspectivas de precios para el litro de e-fuels son muy ambiciosas, lo cierto es que en el contexto actual siguen siendo insuficientes.

¿Por qué? La empresa espera rebajar el precio de estos combustibles a unos 2 euros por litro gracias a estas instalaciones. Un precio elevado al que, además, habría que sumarle los impuestos aplicados a los combustibles propios de cada mercado.

Planta de producción de e-fuel de HIF Global en Chile.

La directora ejecutiva de la Junta de HIF Global, Meg Gentle, afirma que «en diciembre, nuestra instalación de e-fuels en el sur de Chile comenzó la producción de gasolina sintética, mostrando al mundo que los e-fuels neutrales en carbono van directamente a los motores de los automóviles ya existentes para descarbonizar la infraestructura que usamos todos los días».

En la planta piloto de Haru Oni en Chile, HIF Global está actualmente produciendo e-fuels a un coste de 50 euros por litro. Sin embargo, cuando alcance la escala suficiente, el precio podría bajar a los 2 euros mencionados anteriormente, aunque sin incluir impuestos.

Es decir, el proceso de producción de e-fuels sigue siendo costoso debido al gasto energético que implica, y la eficiencia de los motores de combustión interna es mucho menor que la de los vehículos eléctricos.

HIF Global tendrá la planta de e-fuels más grande del mundo

A dicha reducción en el precio contribuirá de manera determinante la nueva instalación de Texas, en la que la HIF Global producirá aproximadamente 750 millones de litros de combustible al año, lo que equivale a descarbonizar más de 400.000 coches.

Todo este combustible se producirá a partir de dos millones de toneladas de dióxido de carbono recapturado y 300.000 toneladas de hidrógeno verde obtenido mediante electrólisis con energía renovable.


Lea también:
La petición a Europa para que los combustibles sintéticos sean más baratos en 2035

La gran inversión necesaria para un combustible que seguirá siendo caro en el futuro y que no está claro que vaya a permanecer en el mercado, hace que la mayoría de los fabricantes estén apostando por la electrificación directa para los vehículos nuevos.

No obstante, los combustibles sintéticos tienen el potencial de mantener a los vehículos con motor de combustión en circulación sin aumentar las emisiones netas, ya que no es necesario modificar su mecánica original.

Es innegable que los e-fuels son una solución interesante para la descarbonización de los vehículos, pero también lo es que su producción sigue siendo costosa y menos eficiente que la de los vehículos eléctricos.

Sin embargo, la construcción de plantas como la de Texas podría impulsar la producción a gran escala y reducir los precios, haciendo que los e-fuels sean más accesibles para el público en general. La cuestión es, ¿sería suficiente?

Los combustibles sintéticos seguirán siendo muy caros en el futuro.HIF Global construirá en Texas una instalación que producirá el equivalente a descarbonizar más de 400.000 coches al año. La compañía, respaldada por Porsche, espera reducir el precio de estos carburantes a unos 2 euros el litro.Los e-fuels son combustibles sintéticos producidos a partir de dióxido de carbono (CO₂) y energía renovable, como la solar o la eólica.Estos combustibles se producen a través de un proceso llamado Power-to-Liquid (PtL), que utiliza la energía renovable para convertir el CO₂ en hidrocarburos líquidos a través de un proceso de síntesis.Los e-fuels son considerados como una alternativa prometedora a los combustibles fósiles en el sector del transporte, ya que son neutrales en carbono y, por lo tanto, no contribuyen al cambio climático.Este combustible se producirá a partir de dos millones de toneladas de CO2 recapturado y 300.000 toneladas de hidrógeno verdeDicho argumento se basa en que los e-fuels tienen una serie de beneficios potenciales en comparación con los combustibles fósiles, como una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero y la posibilidad de reutilizar la infraestructura existente para la distribución de combustible.Además, al utilizar energía renovable para su producción, los e-fuels pueden ayudar a reducir la dependencia de los combustibles fósiles y aumentar la seguridad energética.Sin embargo, también hay algunas limitaciones a considerar. La producción de e-fuels requiere una gran cantidad de energía renovable, lo que puede ser costoso. Además, la tecnología para producir e-fuels todavía está en sus primeras etapas de desarrollo y la producción a gran escala puede requerir una gran cantidad de inversión y tiempo.Los e-fuels plantean muchas dudasEs cierto que los e-fuels son más caros que los combustibles fósiles convencionales, al menos en la actualidad.La producción de e-fuels implica una serie de procesos tecnológicos complejos, que requieren grandes cantidades de energía renovable y materias primas. Además, la infraestructura necesaria para la producción y distribución de e-fuels aún no está ampliamente disponible, lo que puede aumentar los costes.Sin embargo, sus defensores recuerdan que los costes de los e-fuels también están disminuyendo a medida que se desarrolla la tecnología y se escala la producción. Los precios de la energía renovable, como la solar y la eólica, han disminuido significativamente en los últimos años, lo que hace que la producción de e-fuels sea cada vez más asequible. Además, a medida que aumenta la demanda de e-fuels, es probable que los costes de producción disminuyan aún más.Además, los gobiernos y las empresas pueden ofrecer incentivos financieros para fomentar la adopción de los e-fuels y hacerlos más asequibles para los consumidores.E-fuels: de 50 a 2 euros por litroLa compañía especializada en el desarrollo de combustibles sintéticos respaldada por Porsche, HIF Global, ha anunciado la construcción en Texas (EE.UU.) de la mayor planta de e-fuels del mundo.Y, aunque las perspectivas de precios para el litro de e-fuels son muy ambiciosas, lo cierto es que en el contexto actual siguen siendo insuficientes.¿Por qué? La empresa espera rebajar el precio de estos combustibles a unos 2 euros por litro gracias a estas instalaciones. Un precio elevado al que, además, habría que sumarle los impuestos aplicados a los combustibles propios de cada mercado.Planta de producción de e-fuel de HIF Global en Chile.La directora ejecutiva de la Junta de HIF Global, Meg Gentle, afirma que «en diciembre, nuestra instalación de e-fuels en el sur de Chile comenzó la producción de gasolina sintética, mostrando al mundo que los e-fuels neutrales en carbono van directamente a los motores de los automóviles ya existentes para descarbonizar la infraestructura que usamos todos los días».En la planta piloto de Haru Oni en Chile, HIF Global está actualmente produciendo e-fuels a un coste de 50 euros por litro. Sin embargo, cuando alcance la escala suficiente, el precio podría bajar a los 2 euros mencionados anteriormente, aunque sin incluir impuestos.Es decir, el proceso de producción de e-fuels sigue siendo costoso debido al gasto energético que implica, y la eficiencia de los motores de combustión interna es mucho menor que la de los vehículos eléctricos.HIF Global tendrá la planta de e-fuels más grande del mundoA dicha reducción en el precio contribuirá de manera determinante la nueva instalación de Texas, en la que la HIF Global producirá aproximadamente 750 millones de litros de combustible al año, lo que equivale a descarbonizar más de 400.000 coches.Todo este combustible se producirá a partir de dos millones de toneladas de dióxido de carbono recapturado y 300.000 toneladas de hidrógeno verde obtenido mediante electrólisis con energía renovable.

Lea también:
La petición a Europa para que los combustibles sintéticos sean más baratos en 2035

La gran inversión necesaria para un combustible que seguirá siendo caro en el futuro y que no está claro que vaya a permanecer en el mercado, hace que la mayoría de los fabricantes estén apostando por la electrificación directa para los vehículos nuevos.No obstante, los combustibles sintéticos tienen el potencial de mantener a los vehículos con motor de combustión en circulación sin aumentar las emisiones netas, ya que no es necesario modificar su mecánica original.Es innegable que los e-fuels son una solución interesante para la descarbonización de los vehículos, pero también lo es que su producción sigue siendo costosa y menos eficiente que la de los vehículos eléctricos.Sin embargo, la construcción de plantas como la de Texas podría impulsar la producción a gran escala y reducir los precios, haciendo que los e-fuels sean más accesibles para el público en general. La cuestión es, ¿sería suficiente? (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es