infotermilogopeque
2 de mayo de 2023 Por Fran Romero 0

Los coches de GNC desaparecen del mercado alemán, los fundamentos que explican la muerte de una tecnología competitiva



El SEAT Ibiza TGI es una de las versiones más eficientes del utilitario españolSEAT

Los coches alimentados con combustibles alternativos a la gasolina y al diésel como los de GNC mueren en Europa. Hace tan solo unas semanas que te contábamos que SEAT había eliminado las versiones bifuel conocidas como TGI de su oferta, terminando con una ofensiva que ha acaparado la marca en el mercado, pero que también se ha extrapolado a Alemania.

El GNC era una de las grandes soluciones para reducir las emisiones de CO2 en Europa, pero las marcas de coches que ofrecían estas versiones han decidido finiquitarlas. Hace unas semanas te contábamos que SEAT había eliminada los TGI de su oferta en España, la única marca con versiones de este combustible disponibles en la gama de sus tres principales modelos, el Ibiza, Arona y León.

Estas versiones han sido muy populares en años anteriores por su bajo consumo y su larga autonomía, ofreciendo un gran rendimiento a los vehículos de flotas que recorren grandes kilometrajes. Si bien el gas natural vehicular nunca ha sido un boom en ningún mercado europeo, sí es verdad que hace cinco años causó un cierto éxito en el mercado de los coches nuevos, llevando al grupo Volkswagen a iniciar una auténtica ofensiva que llegó hasta modelos Premium como el Audi A5 Sportback con el objetivo de liderar la tecnología, una solución para disminuir las emisiones de CO2.

La irrupción de eléctricos, y sus grandes ayudas en Alemania, ha terminado con los coches de GNC

El grupo Volkswagen ofreció hasta 18 modelos con GNC

Sin embargo, el elevado precio que ha alcanzado este combustible ha terminado por matar al GNC. SEAT se ha desprendido de ellas en España por sus bajísimas cifras de ventas durante el pasado año 2022, y ahora también ha caído Alemania. En el mercado alemán se vendieron 10.800 coches de gas natural en 2018, tres veces más que en el año anterior, y lo que parecía un ascenso imparable, en realidad ha sido una caída tan en picado que en estos primeros cinco meses de 2023 no se ha vendido ni uno.

En 2020, cuando Herbert Diess anunció su apuesta por los coches eléctricos al más alto nivel, también confirmaba que Volkswagen renunciaba a esta tecnología, dejando que la española continuara su apuesta. Marcas como FIAT que disponía de ocho modelos de GNC, tres de Opel y alguno de BMW, Mercedes o Ford fueron descatalogados como si nunca hubiesen existido. El gran motivo clave que ha matado a los coches de GNC en Alemania, donde se calcula que existen todavía unas 80.000 unidades en circulación, son las elevadas primas de ayuda a la compra de los coches eléctricos.





La muerte del coche de GNC se materializa en España tras la decisión de SEAT
Leer noticia


Las ayudas a los eléctricos, clave para matar el GNC en Alemania

Marc-Oliver Prinzing, miembro de la junta directiva de la Asociación Federal de Movilidad Empresarial ha señalado esta cuestión como una de las principales para que los coches de GNC mueran, apuntando también que «Los fabricantes no pueden contabilizar las emisiones de CO2 de los vehículos a gas natural en el límite de la flota, un balance que tratan de compensar con los híbridos enchufables, un concepto técnico más que cuestionable desde el punto de vista medioambiental».

La desaparición del GNC del mercado europeo es un gran problema, y especialmente político, del que expertos alemanes están convencidos de que es una estrategia de Bruselas para demostrar ante China su gran capacidad en tecnología relacionada con la electrificación al más alto nivel, más allá de híbridos y enchufables, eléctricos puros. Todo política que no ha pensado realmente en el importante daño que causará ya no solo a los clientes, sino también a las propias marcas por las ingentes inversiones necesarias en tecnología de baterías. Y es que estas se financian de la venta de coches nuevos, y con los precios en ascenso, la inversión claramente se reduce.

El SEAT Ibiza TGI es una de las versiones más eficientes del utilitario españolSEATLos coches alimentados con combustibles alternativos a la gasolina y al diésel como los de GNC mueren en Europa. Hace tan solo unas semanas que te contábamos que SEAT había eliminado las versiones bifuel conocidas como TGI de su oferta, terminando con una ofensiva que ha acaparado la marca en el mercado, pero que también se ha extrapolado a Alemania.El GNC era una de las grandes soluciones para reducir las emisiones de CO2 en Europa, pero las marcas de coches que ofrecían estas versiones han decidido finiquitarlas. Hace unas semanas te contábamos que SEAT había eliminada los TGI de su oferta en España, la única marca con versiones de este combustible disponibles en la gama de sus tres principales modelos, el Ibiza, Arona y León.Estas versiones han sido muy populares en años anteriores por su bajo consumo y su larga autonomía, ofreciendo un gran rendimiento a los vehículos de flotas que recorren grandes kilometrajes. Si bien el gas natural vehicular nunca ha sido un boom en ningún mercado europeo, sí es verdad que hace cinco años causó un cierto éxito en el mercado de los coches nuevos, llevando al grupo Volkswagen a iniciar una auténtica ofensiva que llegó hasta modelos Premium como el Audi A5 Sportback con el objetivo de liderar la tecnología, una solución para disminuir las emisiones de CO2.La irrupción de eléctricos, y sus grandes ayudas en Alemania, ha terminado con los coches de GNCEl grupo Volkswagen ofreció hasta 18 modelos con GNCSin embargo, el elevado precio que ha alcanzado este combustible ha terminado por matar al GNC. SEAT se ha desprendido de ellas en España por sus bajísimas cifras de ventas durante el pasado año 2022, y ahora también ha caído Alemania. En el mercado alemán se vendieron 10.800 coches de gas natural en 2018, tres veces más que en el año anterior, y lo que parecía un ascenso imparable, en realidad ha sido una caída tan en picado que en estos primeros cinco meses de 2023 no se ha vendido ni uno.En 2020, cuando Herbert Diess anunció su apuesta por los coches eléctricos al más alto nivel, también confirmaba que Volkswagen renunciaba a esta tecnología, dejando que la española continuara su apuesta. Marcas como FIAT que disponía de ocho modelos de GNC, tres de Opel y alguno de BMW, Mercedes o Ford fueron descatalogados como si nunca hubiesen existido. El gran motivo clave que ha matado a los coches de GNC en Alemania, donde se calcula que existen todavía unas 80.000 unidades en circulación, son las elevadas primas de ayuda a la compra de los coches eléctricos.

La muerte del coche de GNC se materializa en España tras la decisión de SEAT
Leer noticia

Las ayudas a los eléctricos, clave para matar el GNC en AlemaniaMarc-Oliver Prinzing, miembro de la junta directiva de la Asociación Federal de Movilidad Empresarial ha señalado esta cuestión como una de las principales para que los coches de GNC mueran, apuntando también que «Los fabricantes no pueden contabilizar las emisiones de CO2 de los vehículos a gas natural en el límite de la flota, un balance que tratan de compensar con los híbridos enchufables, un concepto técnico más que cuestionable desde el punto de vista medioambiental».La desaparición del GNC del mercado europeo es un gran problema, y especialmente político, del que expertos alemanes están convencidos de que es una estrategia de Bruselas para demostrar ante China su gran capacidad en tecnología relacionada con la electrificación al más alto nivel, más allá de híbridos y enchufables, eléctricos puros. Todo política que no ha pensado realmente en el importante daño que causará ya no solo a los clientes, sino también a las propias marcas por las ingentes inversiones necesarias en tecnología de baterías. Y es que estas se financian de la venta de coches nuevos, y con los precios en ascenso, la inversión claramente se reduce. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es