infotermilogopeque
25 de abril de 2023 Por Adrián Lois 0

¿Me puedo desgravar la cuota de renting de mi coche en la declaración de la renta?



El autónomo puede desgravarse la cuota de renting, pero debe conocer las condiciones en detalle.

Si eres autónomo y has adquirido tu vehículo mediante la modalidad de renting, o estás pensando en hacerlo, debes saber que te puedes aprovechar de ciertos beneficios fiscales, incluida la desgravación en la campaña de la renta.

Los autónomos cuentan con algunas ventajas a la hora de utilizar su vehículo para su uso profesional, algo que representa una gran ayuda y desahogo para el desarrollo de su trabajo. Si su coche es de renting, también.

En el caso de que el trabajador demuestre que su vehículo tiene un uso exclusivo y total para el desarrollo de su labor profesional, podrá deducirse algunos gastos importantes. Pero ojo, porque resulta imprescindible conocer las condiciones y el proceso de desgravación en detalle.

Aquí no hablamos de tener un vehículo en posesión, en cuyo caso también existen ciertos beneficios fiscales. ¿Y si nuestro vehículo proviene de un renting? El trabajador autónomo puede aprovecharse de ventajas importantes para desgravarse no solo el IRPF, sino también el IVA.

En la declaración de la renta, el autónomo puede incluir la cuota de renting como gasto deducible entre un 50 y un 100 por ciento.

Deducciones de la cuota de renting en la renta

En lo que a la cuota de renting se refiere, los autónomos pueden desgravarse el cien por cien de dicho pago en la declaración de la renta. Claro que, en este caso, el uso del vehículo debe ser totalmente profesional.

Si el uso es mixto (personal y profesional), la deducción en la declaración de la renta podría alcanzar hasta el 50 por ciento.

Debes saber que la Agencia Tributaria, además de establecer esta serie de rebajas fiscales para los costes que implica el desarrollo del trabajo de un autónomo, se conserva el derecho de pedir una justificación y de comprobar si el vehículo en cuestión se dedica para fines personales o profesionales.

El autónomo tiene algunas formas de justificarlo: por ejemplo, si el vehículo está rotulado, si por la noche permanece en el recinto del centro de trabajo e incluso dependiendo de la tipología del automóvil. Por ejemplo, un vehículo industrial será más fácil de asociar a una actividad profesional, igual que un vehículo de autoescuela, de vigilancia, de transporte de pasajeros, etc.

Gasolina, aparcamiento e IVA son otros gastos del coche deducibles por parte del trabajador autónomo.

Otras deducciones del renting para el autónomo

Al igual que sucede con la adquisición de un vehículo, el trabajador autónomo podrá deducir otros gastos profesionales del vehículo. Los gastos de combustible o de estacionamiento en parkings entran en esta lista, pero de nuevo deberá demostrar que los traslados realizados han tenido un objetivo profesional, aportando los recibos adecuados con los pagos.

La fiscalidad del renting también permite desgravar el IVA, generalmente del 21 por ciento, que se paga por la cuota mensual. En este caso, la rebaja fiscal puede alcanzar el cien por cien si el uso, como antes, es totalmente profesional. Si se utiliza también para desplazamientos particulares, entonces la rebaja del IVA podría ser de hasta el 50 por ciento.

Algunos gestores recomiendan siempre en estos casos, además de la antes mencionada rotulación, la instalación de un rastreador GPS para justificar este uso profesional, así como evitar elegir coches de alta gama y reflejar siempre la matrícula del vehículo en recibos y facturas relacionadas con el automóvil.

El autónomo puede desgravarse la cuota de renting, pero debe conocer las condiciones en detalle.Si eres autónomo y has adquirido tu vehículo mediante la modalidad de renting, o estás pensando en hacerlo, debes saber que te puedes aprovechar de ciertos beneficios fiscales, incluida la desgravación en la campaña de la renta.Los autónomos cuentan con algunas ventajas a la hora de utilizar su vehículo para su uso profesional, algo que representa una gran ayuda y desahogo para el desarrollo de su trabajo. Si su coche es de renting, también.En el caso de que el trabajador demuestre que su vehículo tiene un uso exclusivo y total para el desarrollo de su labor profesional, podrá deducirse algunos gastos importantes. Pero ojo, porque resulta imprescindible conocer las condiciones y el proceso de desgravación en detalle.Aquí no hablamos de tener un vehículo en posesión, en cuyo caso también existen ciertos beneficios fiscales. ¿Y si nuestro vehículo proviene de un renting? El trabajador autónomo puede aprovecharse de ventajas importantes para desgravarse no solo el IRPF, sino también el IVA.En la declaración de la renta, el autónomo puede incluir la cuota de renting como gasto deducible entre un 50 y un 100 por ciento.Deducciones de la cuota de renting en la rentaEn lo que a la cuota de renting se refiere, los autónomos pueden desgravarse el cien por cien de dicho pago en la declaración de la renta. Claro que, en este caso, el uso del vehículo debe ser totalmente profesional.Si el uso es mixto (personal y profesional), la deducción en la declaración de la renta podría alcanzar hasta el 50 por ciento.Debes saber que la Agencia Tributaria, además de establecer esta serie de rebajas fiscales para los costes que implica el desarrollo del trabajo de un autónomo, se conserva el derecho de pedir una justificación y de comprobar si el vehículo en cuestión se dedica para fines personales o profesionales.El autónomo tiene algunas formas de justificarlo: por ejemplo, si el vehículo está rotulado, si por la noche permanece en el recinto del centro de trabajo e incluso dependiendo de la tipología del automóvil. Por ejemplo, un vehículo industrial será más fácil de asociar a una actividad profesional, igual que un vehículo de autoescuela, de vigilancia, de transporte de pasajeros, etc.Gasolina, aparcamiento e IVA son otros gastos del coche deducibles por parte del trabajador autónomo.Otras deducciones del renting para el autónomoAl igual que sucede con la adquisición de un vehículo, el trabajador autónomo podrá deducir otros gastos profesionales del vehículo. Los gastos de combustible o de estacionamiento en parkings entran en esta lista, pero de nuevo deberá demostrar que los traslados realizados han tenido un objetivo profesional, aportando los recibos adecuados con los pagos.La fiscalidad del renting también permite desgravar el IVA, generalmente del 21 por ciento, que se paga por la cuota mensual. En este caso, la rebaja fiscal puede alcanzar el cien por cien si el uso, como antes, es totalmente profesional. Si se utiliza también para desplazamientos particulares, entonces la rebaja del IVA podría ser de hasta el 50 por ciento.Algunos gestores recomiendan siempre en estos casos, además de la antes mencionada rotulación, la instalación de un rastreador GPS para justificar este uso profesional, así como evitar elegir coches de alta gama y reflejar siempre la matrícula del vehículo en recibos y facturas relacionadas con el automóvil. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es