infotermilogopeque
17 de abril de 2023 Por Antonio Fernández 0

SEAT y CUPRA avisan sobre la norma Euro 7: «Estaremos en riesgo real de cerrar fábricas y perder miles de empleos»



Wayne Griffiths lanza una importante advertencia sobre la normativa Euro 7

Wayne Griffiths, máximo dirigente de las marcas SEAT y CUPRA, ha lanzado una dura advertencia acerca de la normativa Euro 7. Señala que, de aplicarse tal y como se ha propuesto, hay riesgo real de cerrar fábricas y, por lo tanto, de perder miles de empleos.

La lista de fabricantes de automóviles que está advirtiendo de los riesgos que supondrá para la industria automotriz europea la entrada en vigor de la normativa Euro 7 sigue aumentando. Hace apenas unos días que Volkswagen pidió abiertamente que se retrase aproximadamente un año la entrada en escena del mencionado (y temido) estándar. Una norma que revolucionará, y no en el buen sentido, la oferta de automóviles disponibles en los concesionarios del Viejo Continente.

SEAT ha sido el último fabricante en incorporarse a dicha lista. La compañía española asegura que hay riesgo real de cerrar fábricas y, por lo tanto, de perder miles de empleos. Fue el pasado año cuando la Comisión Europea presentó la propuesta para la normativa Euro 7, que viene a sustituir a la Euro 6. Esta norma, que será clave en el proceso de cambio a la movilidad eléctrica, prevé nuevos y exigentes recortes de emisiones contaminantes y de partículas. Los principales colosos de la industria europea del automóvil son claros. De aplicarse como se ha propuesto, supondrá, entre otras cosas, la desaparición de numerosos coches baratos.

El SEAT Ibiza, al igual que otros coches baratos, se verá muy afectado por la norma Euro 7

«Se trata de una legislación imprudente», advierte el CEO de SEAT y CUPRA

Wayne Griffiths, CEO de SEAT y CUPRA, ha lanzado una dura advertencia sobre la normativa Euro 7. En el marco de una conversación con el medio Business Insider España, el máximo dirigente de las mencionadas marcas de coches advierte de los graves problemas que traerá consigo la norma Euro 7 siempre y cuando no se introduzcan cambios en la propuesta original de la Comisión Europea.

«Aplicarlo tal y como está significaría dejar de construir estos coches, por lo tanto, estaríamos en riesgo real de cerrar fábricas y perder miles de empleos. Y eso no es algo aceptable ni para nosotros ni para el resto de fabricantes», aseguró Griffiths.

Los cierres a los que hace referencia Griffiths se deberían a que la mayoría de coches que se fabrican en España dejarían de producirse por la norma Euro 7. Debemos recordar que el Volkswagen Polo está en la cuerda floja. Este modelo se produce en territorio español. Más concretamente en Navarra. El SEAT Ibiza tampoco está libre de peligro.

El popular SEAT Arona no será ajeno a la normativa Euro 7

El precio de los coches nuevos subirá unos 2.000 €

Griffiths señaló que, si bien en 2035 se puede materializar la prohibición de la venta de coches nuevos (y furgonetas) de gasolina o diésel, aún habrá gente que necesite un coche con motor de combustión interna: «CUPRA estará totalmente electrificada en 2035. Sin embargo, todavía habrá gente que necesite un coche de combustión. Por lo que tendremos ofrecer tanto eléctrico como de combustión. Y creo que la tecnología híbrida enchufable también jugará un papel importante en esta fase de transición».

Otro grave problema que preocupa al máximo dirigente de SEAT y CUPRA tiene que ver precisamente con el encarecimiento de los coches nuevos. «Si vamos a aplicar la normativa Euro 7, entonces los coches podrían aumentar de precio 2.000 € o 3.000 €», destaca Griffiths. También añadió que los coches pequeños ya no serán asequibles.

El CEO de SEAT y CUPRA asegura no estar en contra de la norma Euro 7, pero sí deja entrever que es necesario reformular la normativa propuesta por la CE: «La cuestión más importante es que en el plazo y con la legislación de la forma en que es en este momento para los coches más pequeños, va a haber una subida drástica del precio y en el coste de producción, tanto que probablemente no seremos capaces de construirlos. Nosotros, como empresa de automóviles, y la industria del automóvil, no estamos en contra de la Euro 7, solo tenemos que ponerlo en el mercado de una manera que no cause daños. Eso es todo lo que pedimos».

Wayne Griffiths lanza una importante advertencia sobre la normativa Euro 7Wayne Griffiths, máximo dirigente de las marcas SEAT y CUPRA, ha lanzado una dura advertencia acerca de la normativa Euro 7. Señala que, de aplicarse tal y como se ha propuesto, hay riesgo real de cerrar fábricas y, por lo tanto, de perder miles de empleos.La lista de fabricantes de automóviles que está advirtiendo de los riesgos que supondrá para la industria automotriz europea la entrada en vigor de la normativa Euro 7 sigue aumentando. Hace apenas unos días que Volkswagen pidió abiertamente que se retrase aproximadamente un año la entrada en escena del mencionado (y temido) estándar. Una norma que revolucionará, y no en el buen sentido, la oferta de automóviles disponibles en los concesionarios del Viejo Continente.SEAT ha sido el último fabricante en incorporarse a dicha lista. La compañía española asegura que hay riesgo real de cerrar fábricas y, por lo tanto, de perder miles de empleos. Fue el pasado año cuando la Comisión Europea presentó la propuesta para la normativa Euro 7, que viene a sustituir a la Euro 6. Esta norma, que será clave en el proceso de cambio a la movilidad eléctrica, prevé nuevos y exigentes recortes de emisiones contaminantes y de partículas. Los principales colosos de la industria europea del automóvil son claros. De aplicarse como se ha propuesto, supondrá, entre otras cosas, la desaparición de numerosos coches baratos.El SEAT Ibiza, al igual que otros coches baratos, se verá muy afectado por la norma Euro 7«Se trata de una legislación imprudente», advierte el CEO de SEAT y CUPRAWayne Griffiths, CEO de SEAT y CUPRA, ha lanzado una dura advertencia sobre la normativa Euro 7. En el marco de una conversación con el medio Business Insider España, el máximo dirigente de las mencionadas marcas de coches advierte de los graves problemas que traerá consigo la norma Euro 7 siempre y cuando no se introduzcan cambios en la propuesta original de la Comisión Europea.«Aplicarlo tal y como está significaría dejar de construir estos coches, por lo tanto, estaríamos en riesgo real de cerrar fábricas y perder miles de empleos. Y eso no es algo aceptable ni para nosotros ni para el resto de fabricantes», aseguró Griffiths.Los cierres a los que hace referencia Griffiths se deberían a que la mayoría de coches que se fabrican en España dejarían de producirse por la norma Euro 7. Debemos recordar que el Volkswagen Polo está en la cuerda floja. Este modelo se produce en territorio español. Más concretamente en Navarra. El SEAT Ibiza tampoco está libre de peligro.El popular SEAT Arona no será ajeno a la normativa Euro 7El precio de los coches nuevos subirá unos 2.000 €Griffiths señaló que, si bien en 2035 se puede materializar la prohibición de la venta de coches nuevos (y furgonetas) de gasolina o diésel, aún habrá gente que necesite un coche con motor de combustión interna: «CUPRA estará totalmente electrificada en 2035. Sin embargo, todavía habrá gente que necesite un coche de combustión. Por lo que tendremos ofrecer tanto eléctrico como de combustión. Y creo que la tecnología híbrida enchufable también jugará un papel importante en esta fase de transición».Otro grave problema que preocupa al máximo dirigente de SEAT y CUPRA tiene que ver precisamente con el encarecimiento de los coches nuevos. «Si vamos a aplicar la normativa Euro 7, entonces los coches podrían aumentar de precio 2.000 € o 3.000 €», destaca Griffiths. También añadió que los coches pequeños ya no serán asequibles.El CEO de SEAT y CUPRA asegura no estar en contra de la norma Euro 7, pero sí deja entrever que es necesario reformular la normativa propuesta por la CE: «La cuestión más importante es que en el plazo y con la legislación de la forma en que es en este momento para los coches más pequeños, va a haber una subida drástica del precio y en el coste de producción, tanto que probablemente no seremos capaces de construirlos. Nosotros, como empresa de automóviles, y la industria del automóvil, no estamos en contra de la Euro 7, solo tenemos que ponerlo en el mercado de una manera que no cause daños. Eso es todo lo que pedimos». (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es