infotermilogopeque
14 de abril de 2023 Por David Plaza 0

Esta batería de flujo redox de agua marina almacena 3 MWh y produce grafeno mientras se carga



Batería de flujo redox de Salgenx, también capaz de producir grafeno mientras se carga.

Salgenx, una startup tecnológica con sede en los Estados Unidos, ha introducido recientemente un nuevo método de producción de grafeno que utiliza su batería de flujo redox de agua salada.

A diferencia de las baterías tradicionales, la batería sin membrana funciona mediante el uso de un electrolizador para dividir el cloruro de sodio (NaCl) en sodio y cloro, que se almacenan en el cátodo y el electrolito acuoso, respectivamente.

El cátodo está hecho de un material llamado grafito, que se intercala con el sodio. Luego, Salgenx aplica una técnica patentada que exfolia el grafito en capas individuales de grafeno, que pueden procesarse aún más para obtener una mayor pureza.

El grafeno es uno de los materiales más fuertes conocidos, con una resistencia mecánica excepcional, muy ligero y flexible

Este proceso de descamación del grafeno ocurre durante la carga, gracias a un proceso electroquímico. Cuando se aplica un potencial eléctrico al anfitrión de grafito, hace que las especies cargadas de huéspedes en el electrolito se intercalen en las galerías de la capa intermedia del grafito y produzcan productos gaseosos que contribuyen a la expansión estructural.

Una de las grandes ventajas de este método es que no consume sodio, ya que queda para el proceso de descarga de la batería. Como resultado, Salgenx afirma que produce grafeno de alta calidad por menos de 1,25 dólares el gramo.

Además, el sistema de batería de flujo suele tardar entre 4 y 6 horas en cargarse. Normalmente durante las horas de menor actividad, lo que permite la producción simultánea de grafeno para mejorar la recuperación y convertirse en un modelo de ingresos.

La estructura hexagonal del grafeno le proporciona propiedades únicas. Imagen: Freepik

La máquina de producción de grafeno bajo demanda de Salgenx se dirige inicialmente a la industria de fabricación de fibra de vidrio y fibra de carbono, pero, según se informa, se puede aplicar a cualquier espacio de aditivos de grafeno.

El nuevo método de producción de grafeno de Salgenx es innovador porque tiene el potencial de revolucionar la industria al reducir significativamente el coste de producción, pero manteniendo una alta calidad. Por ello, ha sido recibido con mucho entusiasmo.

Cómo es una batería de flujo redox

Una batería de flujo redox es un tipo de batería recargable en la que los componentes activos se almacenan fuera de la celda electroquímica. En este tipo de batería, dos líquidos diferentes, a menudo soluciones acuosas de sales metálicas, fluyen a través de dos electrodos separados por una membrana.

Cuando se carga la batería, los iones positivos y negativos de las soluciones se combinan en los electrodos, lo que genera una corriente eléctrica que se puede usar para alimentar dispositivos eléctricos. Cuando la batería se descarga, la corriente fluye en la dirección opuesta.


Lea también:
Baterías más potentes, seguras y ligeras gracias a este hallazgo de investigadores españoles: la clave está en el grafeno

En una batería de flujo redox, la capacidad de la batería se puede ajustar simplemente cambiando la cantidad de líquido que fluye a través de la celda. Además, los líquidos pueden almacenarse por separado de la celda electroquímica, lo que permite una mayor flexibilidad en el diseño de la batería.

Esto significa que las baterías de flujo redox son especialmente adecuadas para aplicaciones en las que se necesita una gran capacidad de almacenamiento de energía y una alta durabilidad, como la energía renovable y el almacenamiento de energía de respaldo.

Qué es el grafeno

El grafeno es un material compuesto por una sola capa de átomos de carbono dispuestos en una estructura hexagonal.

Es uno de los materiales más fuertes conocidos, con una resistencia mecánica excepcional, y también es muy ligero y flexible. Además, es un excelente conductor de electricidad y calor.

Las aplicaciones del grafeno son múltiples, pero su coste de producción es elevado.

El grafeno fue descubierto en 2004 por Andre Geim y Konstantin Novoselov en la Universidad de Manchester, Inglaterra. Desde entonces, ha atraído mucha atención debido a sus propiedades únicas y su potencial para una amplia gama de aplicaciones.

Entre las posibles aplicaciones del grafeno se encuentran la electrónica de alta velocidad, la electrónica flexible, la fabricación de baterías y supercondensadores, la purificación del agua, la mejora de la eficiencia energética de los edificios, la mejora de la eficiencia de la generación de energía renovable y la creación de materiales más fuertes y ligeros.

Aunque el grafeno tiene muchas propiedades prometedoras, también presenta algunos desafíos en cuanto a su producción a gran escala y a un coste asequible, así como en la integración en productos comerciales. Es por eso que tecnologías como la de Salgenx son consideradas relevantes.

Batería de flujo redox de Salgenx, también capaz de producir grafeno mientras se carga.Salgenx, una startup tecnológica con sede en los Estados Unidos, ha introducido recientemente un nuevo método de producción de grafeno que utiliza su batería de flujo redox de agua salada.A diferencia de las baterías tradicionales, la batería sin membrana funciona mediante el uso de un electrolizador para dividir el cloruro de sodio (NaCl) en sodio y cloro, que se almacenan en el cátodo y el electrolito acuoso, respectivamente.El cátodo está hecho de un material llamado grafito, que se intercala con el sodio. Luego, Salgenx aplica una técnica patentada que exfolia el grafito en capas individuales de grafeno, que pueden procesarse aún más para obtener una mayor pureza.El grafeno es uno de los materiales más fuertes conocidos, con una resistencia mecánica excepcional, muy ligero y flexibleEste proceso de descamación del grafeno ocurre durante la carga, gracias a un proceso electroquímico. Cuando se aplica un potencial eléctrico al anfitrión de grafito, hace que las especies cargadas de huéspedes en el electrolito se intercalen en las galerías de la capa intermedia del grafito y produzcan productos gaseosos que contribuyen a la expansión estructural.Una de las grandes ventajas de este método es que no consume sodio, ya que queda para el proceso de descarga de la batería. Como resultado, Salgenx afirma que produce grafeno de alta calidad por menos de 1,25 dólares el gramo.Además, el sistema de batería de flujo suele tardar entre 4 y 6 horas en cargarse. Normalmente durante las horas de menor actividad, lo que permite la producción simultánea de grafeno para mejorar la recuperación y convertirse en un modelo de ingresos.La estructura hexagonal del grafeno le proporciona propiedades únicas. Imagen: FreepikLa máquina de producción de grafeno bajo demanda de Salgenx se dirige inicialmente a la industria de fabricación de fibra de vidrio y fibra de carbono, pero, según se informa, se puede aplicar a cualquier espacio de aditivos de grafeno.El nuevo método de producción de grafeno de Salgenx es innovador porque tiene el potencial de revolucionar la industria al reducir significativamente el coste de producción, pero manteniendo una alta calidad. Por ello, ha sido recibido con mucho entusiasmo.Cómo es una batería de flujo redoxUna batería de flujo redox es un tipo de batería recargable en la que los componentes activos se almacenan fuera de la celda electroquímica. En este tipo de batería, dos líquidos diferentes, a menudo soluciones acuosas de sales metálicas, fluyen a través de dos electrodos separados por una membrana.Cuando se carga la batería, los iones positivos y negativos de las soluciones se combinan en los electrodos, lo que genera una corriente eléctrica que se puede usar para alimentar dispositivos eléctricos. Cuando la batería se descarga, la corriente fluye en la dirección opuesta.

Lea también:
Baterías más potentes, seguras y ligeras gracias a este hallazgo de investigadores españoles: la clave está en el grafeno

En una batería de flujo redox, la capacidad de la batería se puede ajustar simplemente cambiando la cantidad de líquido que fluye a través de la celda. Además, los líquidos pueden almacenarse por separado de la celda electroquímica, lo que permite una mayor flexibilidad en el diseño de la batería.Esto significa que las baterías de flujo redox son especialmente adecuadas para aplicaciones en las que se necesita una gran capacidad de almacenamiento de energía y una alta durabilidad, como la energía renovable y el almacenamiento de energía de respaldo.Qué es el grafenoEl grafeno es un material compuesto por una sola capa de átomos de carbono dispuestos en una estructura hexagonal.Es uno de los materiales más fuertes conocidos, con una resistencia mecánica excepcional, y también es muy ligero y flexible. Además, es un excelente conductor de electricidad y calor.Las aplicaciones del grafeno son múltiples, pero su coste de producción es elevado.El grafeno fue descubierto en 2004 por Andre Geim y Konstantin Novoselov en la Universidad de Manchester, Inglaterra. Desde entonces, ha atraído mucha atención debido a sus propiedades únicas y su potencial para una amplia gama de aplicaciones.Entre las posibles aplicaciones del grafeno se encuentran la electrónica de alta velocidad, la electrónica flexible, la fabricación de baterías y supercondensadores, la purificación del agua, la mejora de la eficiencia energética de los edificios, la mejora de la eficiencia de la generación de energía renovable y la creación de materiales más fuertes y ligeros.Aunque el grafeno tiene muchas propiedades prometedoras, también presenta algunos desafíos en cuanto a su producción a gran escala y a un coste asequible, así como en la integración en productos comerciales. Es por eso que tecnologías como la de Salgenx son consideradas relevantes. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es