infotermilogopeque
21 de marzo de 2023 Por Javier Costas 0

La edad media de los coches de ocasión seguirá subiendo



Peugeot 207

La frontera entre los coches de ocasión y los -simplemente- coches usados se hará cada vez más borrosa. Relajando las condiciones que han de cumplir los usados certificados se pueden vender más coches que con unos criterios más estrictos. La escasez de coches se cronificará.

La escasez de coches nuevos, debida a restricciones de producción de los fabricantes por parte de sus proveedores, ha aumentado la presión sobre los coches usados, tanto los seminuevos como los que ya se consideran «coches viejos» según la DGT (todo lo que pase de 10 años).

Es un fenómeno que no aplica únicamente a España, también a Europa y a Norteamérica. Al haber menor oferta, pero una gran demanda, los precios aumentan. En algunos casos, algunos coches usados costaban más que nuevos, y no precisamente los Bugatti de edición limitada, sino aquellos con bastante «cola» por delante.

Si nos fijamos en los datos del mercado español, el típico coche usado que se transfiere supera los 10 años de edad, y el colectivo más abundante es el de más de 15 años de edad. Aquí se incluyen transferencias de empresas a particulares, y particulares a particulares.

Aunque el aumento en la producción de coches nuevos de los últimos meses está aliviando la presión en los seminuevos, a medio y largo plazo hay suficientes indicios como para vaticinar muchas transferencias de coches de más de 10 años. Si están bien mantenidos no hablamos de peligros rodantes, sino coches con muy buena seguridad (al menos, pasiva).

Los avances más importantes de los últimos años tienen más que ver con ayudas a la conducción y asistentes (seguridad activa), pero no hay diferencias tan importantes en todo aquello que protege a los ocupantes en una colisión. Las puntuaciones han ido en consonancia con lo primero más que con lo segundo.

En España se transfieren dos a tres coches por cada uno nuevo. Con el advenimiento de la normativa Euro 7, la escasez de ciertos tipos de coches se acrecentará, porque solo los habrá eléctricos puros o híbridos, no necesariamente al alcance del precio medio que los españoles estamos dispuestos a asumir.

Campa de coches usados

Los fabricantes han visto un negocio en los coches usados en mayor medida que en el pasado. Nos tenemos que ir acostumbrando a que incluso las redes oficiales de concesionarios y sus ramas de usados nos van a ir ofreciendo coches incrementalmente antiguos y con más kilometraje del habitual.

Si no los venden ellos, lo harán los compraventas independientes, pero se van a transferir igualmente. Esto puede incrementarse de forma notable con la escasez natural de coches que habrá a partir de verano de 2025, cuando Euro 7 obligue a dejar de producir unos cuantos modelos y las alternativas no sean precisamente asequibles. Además, hay muchos modelos que no van a volver.

Para que sigan siendo productos decentes y presentables, las redes como Spoticar tienen instalaciones en las que dejan los coches en mejor estado del que entraron y su compra resulta más atractiva. A veces vienen con más de un año de garantía, que es el mínimo legal para transferencias. Es una forma más de estimular la economía circular.

Centro de entrega de coches eléctricos nuevos

No solo se trata de un problema de escasez de oferta, actual y futuro, sino de pérdida de poder adquisitivo. En esas condiciones, el coche usado es mucho más atractivo: cuando hay una diferencia importante de precio respecto a los nuevos. Por ejemplo, en EEUU esto ya está empezando.

Las redes oficiales están bajando el listón de lo que se considera comercializable como coche de ocasión: más edad y más kilómetros. Eso les permite tener más inventario y más ventas, aunque el margen sea más escaso que cambiando de manos coches de precio medio más alto. Las dudas se pueden disipar con garantías extra y seguros de protección mecánica.

Hasta que no se normalicen oferta y demanda, es lo que hay/habrá. Todavía falta tiempo para las dos cosas. No conseguimos dejar atrás la tormenta perfecta causada por la pandemia de COVID, la explosión de ventas de coches eléctricos caros, una inflación estimulada por la mayor guerra en Europa desde 1945, etc. Euro 7 será como las aceitunas para una ensalada de tamaño familiar.

Peugeot 207La frontera entre los coches de ocasión y los -simplemente- coches usados se hará cada vez más borrosa. Relajando las condiciones que han de cumplir los usados certificados se pueden vender más coches que con unos criterios más estrictos. La escasez de coches se cronificará.La escasez de coches nuevos, debida a restricciones de producción de los fabricantes por parte de sus proveedores, ha aumentado la presión sobre los coches usados, tanto los seminuevos como los que ya se consideran «coches viejos» según la DGT (todo lo que pase de 10 años).Es un fenómeno que no aplica únicamente a España, también a Europa y a Norteamérica. Al haber menor oferta, pero una gran demanda, los precios aumentan. En algunos casos, algunos coches usados costaban más que nuevos, y no precisamente los Bugatti de edición limitada, sino aquellos con bastante «cola» por delante.Si nos fijamos en los datos del mercado español, el típico coche usado que se transfiere supera los 10 años de edad, y el colectivo más abundante es el de más de 15 años de edad. Aquí se incluyen transferencias de empresas a particulares, y particulares a particulares.Aunque el aumento en la producción de coches nuevos de los últimos meses está aliviando la presión en los seminuevos, a medio y largo plazo hay suficientes indicios como para vaticinar muchas transferencias de coches de más de 10 años. Si están bien mantenidos no hablamos de peligros rodantes, sino coches con muy buena seguridad (al menos, pasiva).Los avances más importantes de los últimos años tienen más que ver con ayudas a la conducción y asistentes (seguridad activa), pero no hay diferencias tan importantes en todo aquello que protege a los ocupantes en una colisión. Las puntuaciones han ido en consonancia con lo primero más que con lo segundo.En España se transfieren dos a tres coches por cada uno nuevo. Con el advenimiento de la normativa Euro 7, la escasez de ciertos tipos de coches se acrecentará, porque solo los habrá eléctricos puros o híbridos, no necesariamente al alcance del precio medio que los españoles estamos dispuestos a asumir.Campa de coches usadosLos fabricantes han visto un negocio en los coches usados en mayor medida que en el pasado. Nos tenemos que ir acostumbrando a que incluso las redes oficiales de concesionarios y sus ramas de usados nos van a ir ofreciendo coches incrementalmente antiguos y con más kilometraje del habitual.Si no los venden ellos, lo harán los compraventas independientes, pero se van a transferir igualmente. Esto puede incrementarse de forma notable con la escasez natural de coches que habrá a partir de verano de 2025, cuando Euro 7 obligue a dejar de producir unos cuantos modelos y las alternativas no sean precisamente asequibles. Además, hay muchos modelos que no van a volver.Para que sigan siendo productos decentes y presentables, las redes como Spoticar tienen instalaciones en las que dejan los coches en mejor estado del que entraron y su compra resulta más atractiva. A veces vienen con más de un año de garantía, que es el mínimo legal para transferencias. Es una forma más de estimular la economía circular.Centro de entrega de coches eléctricos nuevosNo solo se trata de un problema de escasez de oferta, actual y futuro, sino de pérdida de poder adquisitivo. En esas condiciones, el coche usado es mucho más atractivo: cuando hay una diferencia importante de precio respecto a los nuevos. Por ejemplo, en EEUU esto ya está empezando.Las redes oficiales están bajando el listón de lo que se considera comercializable como coche de ocasión: más edad y más kilómetros. Eso les permite tener más inventario y más ventas, aunque el margen sea más escaso que cambiando de manos coches de precio medio más alto. Las dudas se pueden disipar con garantías extra y seguros de protección mecánica.Hasta que no se normalicen oferta y demanda, es lo que hay/habrá. Todavía falta tiempo para las dos cosas. No conseguimos dejar atrás la tormenta perfecta causada por la pandemia de COVID, la explosión de ventas de coches eléctricos caros, una inflación estimulada por la mayor guerra en Europa desde 1945, etc. Euro 7 será como las aceitunas para una ensalada de tamaño familiar. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es