infotermilogopeque
20 de marzo de 2023 Por Oscar Magro 0

Prueba BMW 230e Active Tourer, el monovolumen que intimida a los compactos M Performance



El BMW 230e xDrive Active Tourer es el monovolumen más rápido del mercado

¿Dónde está escrito que los monovolúmenes tiene que ser aburridos? El tope de gama del BMW Serie 2 Active Tourer aprovecha la última generación de la tecnología PHEV de BMW para exhibir una gran autonomía eléctrica y un rendimiento sorprendente.

Hace pocos meses te presentaba la prueba del BMW 220i Active Tourer, la versión de gasolina con etiqueta Eco del monovolumen alemán. En esta ocasión pasamos a tener la pegatina Cero en el parabrisas poniéndome al volante del tope de gama, el BMW 230e xDrive Active Tourer, una versión PHEV que depara muchas sorpresas.

La combinación del color M Portimao Blue y las molduras en negro le queda francamente bien

Como ya comenté en aquella ocasión, resulta evidente que esta segunda generación identificada con el código U06 del BMW Serie 2 Active Tourer es estéticamente más atractiva que la anterior. Reconozco que el frontal, donde no falta la enorme parrilla de doble riñón característica de los últimos lanzamientos de BMW, me sigue sin convencer del todo. Quizá porque se me hace extraño un morro tan bajo en un coche tan alto, su carrocería mide 1.576 mm de altura.

El resto se ve más proporcionado, en especial la parte trasera tiene unos rasgos más equilibrados gracias a los pilotos bien perfilados y un techo en ligera caída que se remata en un spoiler bien integrado. Otro detalle de diseño con encanto son las manillas de las puertas enrasadas con la carrocería.

La configuración de la unidad de pruebas es especialmente sugerente. Lleva el paquete M Sport que, entre otras cosas, propone unos paragolpes de diseño más agresivo y las llantas de aleación bicolor de 18 pulgadas. Pero sobre todo le queda especialmente bien el precioso color exterior M Portimao Blue combinado con el paquete de molduras exteriores en negro brillante ¿Quién ha dicho que un monovolumen debe tener un aspecto anodino? La marca bávara demuestra que se puede tener un vehículo familiar pero con carácter.

El paquete M Sport incluye eleemntos como los paragolpes de diseño específico para ofrecer una imagen más dinámica

Cualquier versión del modelo alemán puede lucir así, la diferencia exterior más significativa del Active Tourer híbrido enchufable es la presencia de una tapa en la aleta delantera izquierda con el logotipo electrified by i. Cabe recordar que BMW i es la rama del fabricante alemán que se encarga del desarrollo de los vehículos electrificados, como es el caso de este Active Tourer con tecnología PHEV. Bajo la cubierta está la toma de recarga.

Habitabilidad y maletero del Active Tourer PHEV

Por dentro, la calidad de realización es magnífica. El puesto de conducción se caracteriza por lo que la marca alemana denomina BMW Curved Display, es decir, dos pantallas ligeramente curvadas y unidad visualmente en un mismo módulo. Se trata de un cuadro de instrumentos digital con pantalla de 10,25 pulgadas y un sistema multimedia con pantalla táctil de 10,7 pulgadas.

Los ajustes y materiales interiores son fantásticos a la vista y al tacto

El modelo alemán tiene una longitud de 4.386 mm, es muy compacto. A pesar de ello cuenta con unas plazas traseras de tamaño generoso que destacan sobre todo por ofrecer una banqueta regulable longitudinalmente en 13 cm y respaldos ajustables en inclinación. No hay bandejas tipo avión y aunque hay salidas de aire traseras no se puede regular la temperatura en esta zona. Sí cuenta con dos tomas USB, bolsillos tras los respaldos delanteros y un reposabrazos abatible con un par de posavasos integrados.

Me ha parecido un espacio muy similar al del nuevo BMW X1 pero con respecto a un SUV en un monovolumen siempre se confía encontrar un mayor espacio y modularidad. No es así en el Active Tourer que no aporta esa diferenciación que se espera en un coche decididamente familiar. Hubiera sido deseable una anchura superior para que tres adultos quepan con comodidad y también se echa en falta que haya tres asientos independientes.

En definitiva, pasajeros de 1,90 m de estatura viajarán bien atrás pero, eso sí, mejor que sean dos porque tres irán apretados. La plaza central trasera del Active Tourer es más estrecha e incómoda y además el túnel de transmisión deja poco espacio para los pies. Sin duda invita a utilizarla sólo de modo muy ocasional.

Los asientos traseros tienen ajuste longitudinal pero la plaza central es poco aprovechable

Esta opción híbrida enchufable pierde espacio de carga respecto a otras variantes mecánicas. El maletero del Active Tourer PHEV es de 406 litros, 64 menos que las versiones más capaces. El espacio se puede ampliar hasta un volumen de 1.370 litros abatiendo el respaldo de los asientos posteriores, una operación que puede hacerse en una proporción 40:20:40.

Fotos BMW Serie 2 Active Tourer PHEV

Ver galería (41)

Rendimiento y autonomía eléctrica del BMW Serie 2 Active Tourer PHEV

Ya lo avisa su llamativo el diseño exterior, éste no es el típico monovolumen aburrido. El 230e Active Tourer acoge en sus entrañas la mecánica más potente de entre todos los modelos basados en la plataforma modular UKL. La caballería supera a variantes de corte decididamente deportivo de la gama M Performance como el M135i, el M235i Gran Coupé y el X2 M35i que ofrecen 306 CV. Este PHEV va más allá y aumenta la apuesta hasta los 326 CV, una cifra espectacular para un vehículo familiar de tamaño compacto.

¿Cómo se consigue un monovolumen que no se amedranta ante algunos de las versiones M Performance más excitantes? La nueva generación de la tecnología híbrida enchufable de BMW ha aunado las fuerzas de un motor de gasolina de 150 CV con un motor eléctrico de 130 kW (177 CV).

Aunque no es tan capaz como el resto de versiones, el maletero del Active Tourer PHEV sigue mostrando un espacio muy aprovechable y magníficamente rematado

Extrayendo toda su energía se consigue un rendimiento sobresaliente. La aceleración es muy intensa y el cronómetro expone que en solo 5,5 segundos se superan los 100 km/h partiendo desde parado. La transmisión automática de doble embrague y siete marchas con levas tras el volante tiene un funcionamiento suave y rápido que ayuda a extraer todo el potencial mecánico.

La inesperada deportividad de este modelo híbrido enchufable se guarda una carta más: manteniendo apretada la leva izquierda se activa la función Sport Boost. Cuando se activa, el motor eléctrico y el motor de combustión proporcionan un impulso adicional de energía para lograr la máxima potencia, dando como resultado una aceleración más rápida. Ideal para hacer un adelantamiento, por ejemplo.

Si la aceleración en línea recta es pasmosa y la capacidad de paso por curva también sorprende. El 230e demuestra una agilidad nunca antes vista en este segmento. Una dirección precisa y el trabajo de la tracción total xDrive que mejora la motricidad en los giros permiten enlazar curvas a un ritmo elevado.

La función Sport Boost extrae las máximas prestaciones

No menos importante es la labor de la suspensión adaptativa que se incluye con el paquete M Sport, con amortiguadores controlados electrónicamente y una reducción de 15 milímetros en la altura de marcha. Dependiendo de las circunstancias la amortiguación reacciona exponiendo un modo confortable y otro más firme que brinda una gran estabilidad y limita las oscilaciones de la carrocería para favorecer un estilo de conducción más alegre. Es el monovolumen con mejor comportamiento dinámico del mercado y punto.

A pesar del insospechado dinamismo que es capaz de mostrar, se puede jugar con el carácter de este modelo a través del sistema MyModes. Se trata de los nuevos modos de conducción de BMW, algunos configurados de una manera un poco incomprensible.

Están los típicos programas que se inclinan por la eficiencia (Efficient) o la deportividad (Sport) pero se añaden otros (Personal, Expressive y Relax) que no modifican el dinamismo sino sólo los gráficos de las pantallas y los colores de la luz ambiental ¿Para qué sirven unos modos de conducción que no cambian nada de la conducción?

Al entrar en Zonas eDrive el funcionamiento pasa a ser 100% eléctrico de manera automática

Sea como fuere, lo cierto es que a pesar de su desmesurada potencia la mayor parte del tiempo la conducción de este vehículo será relajada debido a su filosofía como vehículo familiar. El Active Tourer con etiqueta Cero se muestra dócil y sumiso cuando se maneja de manera civilizada y saca provecho de su tecnología PHEV para ser especialmente confortable.

La quinta generación de BMW eDrive, los nuevos PHEV de BMW, han dado un gran salto respecto a la anterior. Eso ha permitido que el monovolumen bávaro pueda presumir de una autonomía eléctrica homologada que se sitúa entre 87 y 93 km dependiendo del equipamiento. Un magnífico dato y, lo que es mejor, en un uso real es posible superar los 70 km sin demasiado esfuerzo lo que implica que se pueden hacer la gran mayoría de recorridos diarios sin gastar una gota de gasolina.

En modo 100% eléctrico el funcionamiento del Serie 2 más familiar es muy suave y agradable, tanto por la buena respuesta que es capaz de ofrecer como por su capacidad para rodar sin que apenas llegue ruido al interior. Cuando la batería tiene poca carga y entra en acción el motor de gasolina evidencia que se trata de un motor de tres cilindros con un sonido que no es demasiado refinado, pero que tampoco altera el confort de marcha general. Sin carga, el consumo ronda los 6,5 l/100km, nada desmesurado.

La toma de carga está en la aleta delantera izquierda

La batería de iones de litio tiene una capacidad neta de 14,2 kWh (bruta de 16,3 kWh). El cargador de a bordo es de 7,4 kW -en la generación anterior era de sólo 3,7 kW- y, aunque se hubiera agradecido una potencia mayor, es suficiente para que se pueda hacer una carga completa en unas 2 horas y 30 minutos.

El navegador de BMW incluye puntos de carga e información relativa a estos, como manda un buen vehículo enchufable. Más novedoso resulta la inclusión de las Zonas eDrive que representan en el mapa de forma clara las áreas de los centros de las ciudades reservadas únicamente a vehículos de bajas emisiones como es el caso de Madrid 360 en la capital española, por poner un ejemplo.

Cuando el GPS detecta que se entra en los límites de una Zona de Bajas Emisiones (ZBE) el Active Tourer PHEV cambia automáticamente al modo de conducción 100% eléctrico, siempre que la autonomía lo permita. Una forma de aprovechar aún más la tecnología híbrida enchufable al reducir las emisiones locales donde más falta hace.

Con solo 4,39 m de largo, el Active Tourer se mueve con soltura en territorio urbano

Rivales del BMW Serie 2 Active Tourer

Es un modelo realmente interesante que solo tiene un rival evidente entre los monovolúmenes premium, el Mercedes Clase B cuya renovación está próxima. El familiar de la marca de la estrella también propone una mecánica híbrida enchufable encarnada en la variante B 250 e. Ojo, ése no será el principal obstáculo al que deba enfrentarse el Serie2 Active Tourer: tiene el enemigo en casa y se llama BMW X1.

La versión X1 xDrive30e ofrece las mismas prestaciones que el 230e Active Tourer, más maletero y una deseable carrocería todocamino que además resulta estéticamente atractiva. Una de las armas que podrá jugar el monovolumen es que cuesta 5.800 euros menos aunque eso no quiere decir que sea un coche con una tarifa para todos los públicos.

El BMW 230e Active Tourer está a la venta desde 52.250 euros, un importe que subirá rápidamente por los numerosos extras que hay que añadir si se quiere disfrutar de una unidad bien equipada. Es en parte justificable por sus espectaculares prestaciones, un precio a pagar por tener un auténtico lobo con piel de cordero.

El BMW 230e xDrive Active Tourer es el monovolumen más rápido del mercado¿Dónde está escrito que los monovolúmenes tiene que ser aburridos? El tope de gama del BMW Serie 2 Active Tourer aprovecha la última generación de la tecnología PHEV de BMW para exhibir una gran autonomía eléctrica y un rendimiento sorprendente.Hace pocos meses te presentaba la prueba del BMW 220i Active Tourer, la versión de gasolina con etiqueta Eco del monovolumen alemán. En esta ocasión pasamos a tener la pegatina Cero en el parabrisas poniéndome al volante del tope de gama, el BMW 230e xDrive Active Tourer, una versión PHEV que depara muchas sorpresas.La combinación del color M Portimao Blue y las molduras en negro le queda francamente bienComo ya comenté en aquella ocasión, resulta evidente que esta segunda generación identificada con el código U06 del BMW Serie 2 Active Tourer es estéticamente más atractiva que la anterior. Reconozco que el frontal, donde no falta la enorme parrilla de doble riñón característica de los últimos lanzamientos de BMW, me sigue sin convencer del todo. Quizá porque se me hace extraño un morro tan bajo en un coche tan alto, su carrocería mide 1.576 mm de altura.El resto se ve más proporcionado, en especial la parte trasera tiene unos rasgos más equilibrados gracias a los pilotos bien perfilados y un techo en ligera caída que se remata en un spoiler bien integrado. Otro detalle de diseño con encanto son las manillas de las puertas enrasadas con la carrocería.La configuración de la unidad de pruebas es especialmente sugerente. Lleva el paquete M Sport que, entre otras cosas, propone unos paragolpes de diseño más agresivo y las llantas de aleación bicolor de 18 pulgadas. Pero sobre todo le queda especialmente bien el precioso color exterior M Portimao Blue combinado con el paquete de molduras exteriores en negro brillante ¿Quién ha dicho que un monovolumen debe tener un aspecto anodino? La marca bávara demuestra que se puede tener un vehículo familiar pero con carácter.El paquete M Sport incluye eleemntos como los paragolpes de diseño específico para ofrecer una imagen más dinámicaCualquier versión del modelo alemán puede lucir así, la diferencia exterior más significativa del Active Tourer híbrido enchufable es la presencia de una tapa en la aleta delantera izquierda con el logotipo “electrified by i”. Cabe recordar que BMW i es la rama del fabricante alemán que se encarga del desarrollo de los vehículos electrificados, como es el caso de este Active Tourer con tecnología PHEV. Bajo la cubierta está la toma de recarga.Habitabilidad y maletero del Active Tourer PHEVPor dentro, la calidad de realización es magnífica. El puesto de conducción se caracteriza por lo que la marca alemana denomina BMW Curved Display, es decir, dos pantallas ligeramente curvadas y unidad visualmente en un mismo módulo. Se trata de un cuadro de instrumentos digital con pantalla de 10,25 pulgadas y un sistema multimedia con pantalla táctil de 10,7 pulgadas.Los ajustes y materiales interiores son fantásticos a la vista y al tactoEl modelo alemán tiene una longitud de 4.386 mm, es muy compacto. A pesar de ello cuenta con unas plazas traseras de tamaño generoso que destacan sobre todo por ofrecer una banqueta regulable longitudinalmente en 13 cm y respaldos ajustables en inclinación. No hay bandejas tipo avión y aunque hay salidas de aire traseras no se puede regular la temperatura en esta zona. Sí cuenta con dos tomas USB, bolsillos tras los respaldos delanteros y un reposabrazos abatible con un par de posavasos integrados.Me ha parecido un espacio muy similar al del nuevo BMW X1 pero con respecto a un SUV en un monovolumen siempre se confía encontrar un mayor espacio y modularidad. No es así en el Active Tourer que no aporta esa diferenciación que se espera en un coche decididamente familiar. Hubiera sido deseable una anchura superior para que tres adultos quepan con comodidad y también se echa en falta que haya tres asientos independientes. En definitiva, pasajeros de 1,90 m de estatura viajarán bien atrás pero, eso sí, mejor que sean dos porque tres irán apretados. La plaza central trasera del Active Tourer es más estrecha e incómoda y además el túnel de transmisión deja poco espacio para los pies. Sin duda invita a utilizarla sólo de modo muy ocasional.Los asientos traseros tienen ajuste longitudinal pero la plaza central es poco aprovechableEsta opción híbrida enchufable pierde espacio de carga respecto a otras variantes mecánicas. El maletero del Active Tourer PHEV es de 406 litros, 64 menos que las versiones más capaces. El espacio se puede ampliar hasta un volumen de 1.370 litros abatiendo el respaldo de los asientos posteriores, una operación que puede hacerse en una proporción 40:20:40.Fotos BMW Serie 2 Active Tourer PHEV

Ver galería (41)
Rendimiento y autonomía eléctrica del BMW Serie 2 Active Tourer PHEVYa lo avisa su llamativo el diseño exterior, éste no es el típico monovolumen aburrido. El 230e Active Tourer acoge en sus entrañas la mecánica más potente de entre todos los modelos basados en la plataforma modular UKL. La caballería supera a variantes de corte decididamente deportivo de la gama M Performance como el M135i, el M235i Gran Coupé y el X2 M35i que ofrecen 306 CV. Este PHEV va más allá y aumenta la apuesta hasta los 326 CV, una cifra espectacular para un vehículo familiar de tamaño compacto. ¿Cómo se consigue un monovolumen que no se amedranta ante algunos de las versiones M Performance más excitantes? La nueva generación de la tecnología híbrida enchufable de BMW ha aunado las fuerzas de un motor de gasolina de 150 CV con un motor eléctrico de 130 kW (177 CV).Aunque no es tan capaz como el resto de versiones, el maletero del Active Tourer PHEV sigue mostrando un espacio muy aprovechable y magníficamente rematadoExtrayendo toda su energía se consigue un rendimiento sobresaliente. La aceleración es muy intensa y el cronómetro expone que en solo 5,5 segundos se superan los 100 km/h partiendo desde parado. La transmisión automática de doble embrague y siete marchas con levas tras el volante tiene un funcionamiento suave y rápido que ayuda a extraer todo el potencial mecánico.La inesperada deportividad de este modelo híbrido enchufable se guarda una carta más: manteniendo apretada la leva izquierda se activa la función Sport Boost. Cuando se activa, el motor eléctrico y el motor de combustión proporcionan un impulso adicional de energía para lograr la máxima potencia, dando como resultado una aceleración más rápida. Ideal para hacer un adelantamiento, por ejemplo.Si la aceleración en línea recta es pasmosa y la capacidad de paso por curva también sorprende. El 230e demuestra una agilidad nunca antes vista en este segmento. Una dirección precisa y el trabajo de la tracción total xDrive que mejora la motricidad en los giros permiten enlazar curvas a un ritmo elevado.La función Sport Boost extrae las máximas prestacionesNo menos importante es la labor de la suspensión adaptativa que se incluye con el paquete M Sport, con amortiguadores controlados electrónicamente y una reducción de 15 milímetros en la altura de marcha. Dependiendo de las circunstancias la amortiguación reacciona exponiendo un modo confortable y otro más firme que brinda una gran estabilidad y limita las oscilaciones de la carrocería para favorecer un estilo de conducción más alegre. Es el monovolumen con mejor comportamiento dinámico del mercado y punto. A pesar del insospechado dinamismo que es capaz de mostrar, se puede jugar con el carácter de este modelo a través del sistema MyModes. Se trata de los nuevos modos de conducción de BMW, algunos configurados de una manera un poco incomprensible. Están los típicos programas que se inclinan por la eficiencia (Efficient) o la deportividad (Sport) pero se añaden otros (Personal, Expressive y Relax) que no modifican el dinamismo sino sólo los gráficos de las pantallas y los colores de la luz ambiental ¿Para qué sirven unos modos de conducción que no cambian nada de la conducción?Al entrar en Zonas eDrive el funcionamiento pasa a ser 100% eléctrico de manera automáticaSea como fuere, lo cierto es que a pesar de su desmesurada potencia la mayor parte del tiempo la conducción de este vehículo será relajada debido a su filosofía como vehículo familiar. El Active Tourer con etiqueta Cero se muestra dócil y sumiso cuando se maneja de manera civilizada y saca provecho de su tecnología PHEV para ser especialmente confortable.La quinta generación de BMW eDrive, los nuevos PHEV de BMW, han dado un gran salto respecto a la anterior. Eso ha permitido que el monovolumen bávaro pueda presumir de una autonomía eléctrica homologada que se sitúa entre 87 y 93 km dependiendo del equipamiento. Un magnífico dato y, lo que es mejor, en un uso real es posible superar los 70 km sin demasiado esfuerzo lo que implica que se pueden hacer la gran mayoría de recorridos diarios sin gastar una gota de gasolina.En modo 100% eléctrico el funcionamiento del Serie 2 más familiar es muy suave y agradable, tanto por la buena respuesta que es capaz de ofrecer como por su capacidad para rodar sin que apenas llegue ruido al interior. Cuando la batería tiene poca carga y entra en acción el motor de gasolina evidencia que se trata de un motor de tres cilindros con un sonido que no es demasiado refinado, pero que tampoco altera el confort de marcha general. Sin carga, el consumo ronda los 6,5 l/100km, nada desmesurado.La toma de carga está en la aleta delantera izquierdaLa batería de iones de litio tiene una capacidad neta de 14,2 kWh (bruta de 16,3 kWh). El cargador de a bordo es de 7,4 kW -en la generación anterior era de sólo 3,7 kW- y, aunque se hubiera agradecido una potencia mayor, es suficiente para que se pueda hacer una carga completa en unas 2 horas y 30 minutos.El navegador de BMW incluye puntos de carga e información relativa a estos, como manda un buen vehículo enchufable. Más novedoso resulta la inclusión de las Zonas eDrive que representan en el mapa de forma clara las áreas de los centros de las ciudades reservadas únicamente a vehículos de bajas emisiones como es el caso de Madrid 360 en la capital española, por poner un ejemplo.Cuando el GPS detecta que se entra en los límites de una Zona de Bajas Emisiones (ZBE) el Active Tourer PHEV cambia automáticamente al modo de conducción 100% eléctrico, siempre que la autonomía lo permita. Una forma de aprovechar aún más la tecnología híbrida enchufable al reducir las emisiones locales donde más falta hace.Con solo 4,39 m de largo, el Active Tourer se mueve con soltura en territorio urbanoRivales del BMW Serie 2 Active TourerEs un modelo realmente interesante que solo tiene un rival evidente entre los monovolúmenes premium, el Mercedes Clase B cuya renovación está próxima. El familiar de la marca de la estrella también propone una mecánica híbrida enchufable encarnada en la variante B 250 e. Ojo, ése no será el principal obstáculo al que deba enfrentarse el Serie2 Active Tourer: tiene el enemigo en casa y se llama BMW X1.La versión X1 xDrive30e ofrece las mismas prestaciones que el 230e Active Tourer, más maletero y una deseable carrocería todocamino que además resulta estéticamente atractiva. Una de las armas que podrá jugar el monovolumen es que cuesta 5.800 euros menos aunque eso no quiere decir que sea un coche con una tarifa para todos los públicos.El BMW 230e Active Tourer está a la venta desde 52.250 euros, un importe que subirá rápidamente por los numerosos extras que hay que añadir si se quiere disfrutar de una unidad bien equipada. Es en parte justificable por sus espectaculares prestaciones, un precio a pagar por tener un auténtico lobo con piel de cordero. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es