infotermilogopeque
6 de marzo de 2023 Por Fran Romero 0

Ford renuncia a los SUV «pequeños» en Estados Unidos, el Escape con la soga al cuello



El Ford Escape Hybrid se estrenó en Estados Unidos a finales de 2022Ford USA

Nuevas declaraciones de Jim Farley ponen en serio peligro a uno de los modelos de la marca del óvalo azul en el segmento compacto. El CEO de la marca americana ha realizado unas interesantes declaraciones que ponen en un serio aprieto el futuro del Ford Escape, gemelo del Kuga europeo, donde su equivalente lidera las ventas de PHEV.

La cuarta generación del Ford Escape, que debutó hace casi cuatro años en Estados Unidos, puede tener los días contados. Jim Farley, CEO de la marca del óvalo azul y que se ha echado a la espalda la dura misión de rescatar a la división europea de la situación en la que se encuentra, ha realizado unas interesantes declaraciones en las que ha señalado sus planes para prescindir de modelos de combustión tradicional al otro lado del Atlántico.

El americano se ha referido claramente a dos SUV. Concretamente, el Escape y el Edge. Aunque éste último ya tenía colgada la cruz de la sentencia de muerte prevista para este año 2023 en Estados Unidos porque en Europa no se vende, lo cierto es que el futuro del Escape también planeaba más que negro. A finales del pasado año, el Kuga americano recibió una importante puesta a punto introduciendo un diseño más deportivo, especialmente por delante, y una mecánica híbrida con la que rebajar las emisiones y dar un paso adelante en la estrategia de electrificación.

El Ford Edge se despedirá del mercado americano definitivamente en 2023

El Ford Escape Hybrid sobrevivirá en USA hasta 2025

Pero las cuentas no salen, y Farley ha dado a conocer la decisión alcanzada con su junta directiva, señalando que «No vamos a jugar en el mercado de los SUV básicos de dos filas asientos y cinco plazas, porque Ford lo intentó en el negocio de combustión tradicional y realmente no funcionó para nosotros. Queremos jugar nuestra mano, nuestra fuerza, en comerciales, pick-up y vehículos más grandes en el lado de la categoría».

La firma no ha señalado al Explorer PHEV que, con sus siete plazas, se libra de esta estrategia. En Europa, Farley ya ha anunciado que se centrarán en los nuevos modelos eléctricos que comenzarán su aventura comercial en el mercado desde principios de 2024. El Puma-E será el más pequeño, siguiéndole un par de crossovers que están en desarrollo, y uno, el «Sport Crossover» que debutará este año derivado del Volkswagen ID.4. La nueva estrategia de Ford cierne más misterio aún sobre el futuro del Kuga europeo.





El nuevo crossover deportivo de Ford anuncia su llegada, así es el eléctrico rival del Kuga PHEV
Leer noticia


El futuro del Ford Kuga está pendiente de su lavado de cara en Europa

El Ford Kuga PHEV continúa liderando el mercado de híbridos enchufables en el Viejo Continente con pies de plomo, pero no se descarta que la marca se desprenda de las versiones de combustión tradicional, especialmente con la Euro 7 a tiro de piedra. Una norma de emisiones que obliga a los fabricantes a implantar una carga tecnológica más elevada para superar los nuevos requisitos de homologación con el aumento de precio que conlleva, algo que a Ford ni le conviene ni estará por la labor.

El Ford Escape Hybrid se estrenó en Estados Unidos a finales de 2022Ford USANuevas declaraciones de Jim Farley ponen en serio peligro a uno de los modelos de la marca del óvalo azul en el segmento compacto. El CEO de la marca americana ha realizado unas interesantes declaraciones que ponen en un serio aprieto el futuro del Ford Escape, gemelo del Kuga europeo, donde su equivalente lidera las ventas de PHEV.La cuarta generación del Ford Escape, que debutó hace casi cuatro años en Estados Unidos, puede tener los días contados. Jim Farley, CEO de la marca del óvalo azul y que se ha echado a la espalda la dura misión de rescatar a la división europea de la situación en la que se encuentra, ha realizado unas interesantes declaraciones en las que ha señalado sus planes para prescindir de modelos de combustión tradicional al otro lado del Atlántico. El americano se ha referido claramente a dos SUV. Concretamente, el Escape y el Edge. Aunque éste último ya tenía colgada la cruz de la sentencia de muerte prevista para este año 2023 en Estados Unidos porque en Europa no se vende, lo cierto es que el futuro del Escape también planeaba más que negro. A finales del pasado año, el Kuga americano recibió una importante puesta a punto introduciendo un diseño más deportivo, especialmente por delante, y una mecánica híbrida con la que rebajar las emisiones y dar un paso adelante en la estrategia de electrificación.El Ford Edge se despedirá del mercado americano definitivamente en 2023El Ford Escape Hybrid sobrevivirá en USA hasta 2025Pero las cuentas no salen, y Farley ha dado a conocer la decisión alcanzada con su junta directiva, señalando que «No vamos a jugar en el mercado de los SUV básicos de dos filas asientos y cinco plazas, porque Ford lo intentó en el negocio de combustión tradicional y realmente no funcionó para nosotros. Queremos jugar nuestra mano, nuestra fuerza, en comerciales, pick-up y vehículos más grandes en el lado de la categoría».La firma no ha señalado al Explorer PHEV que, con sus siete plazas, se libra de esta estrategia. En Europa, Farley ya ha anunciado que se centrarán en los nuevos modelos eléctricos que comenzarán su aventura comercial en el mercado desde principios de 2024. El Puma-E será el más pequeño, siguiéndole un par de crossovers que están en desarrollo, y uno, el «Sport Crossover» que debutará este año derivado del Volkswagen ID.4. La nueva estrategia de Ford cierne más misterio aún sobre el futuro del Kuga europeo.

El nuevo crossover deportivo de Ford anuncia su llegada, así es el eléctrico rival del Kuga PHEV
Leer noticia

El futuro del Ford Kuga está pendiente de su lavado de cara en EuropaEl Ford Kuga PHEV continúa liderando el mercado de híbridos enchufables en el Viejo Continente con pies de plomo, pero no se descarta que la marca se desprenda de las versiones de combustión tradicional, especialmente con la Euro 7 a tiro de piedra. Una norma de emisiones que obliga a los fabricantes a implantar una carga tecnológica más elevada para superar los nuevos requisitos de homologación con el aumento de precio que conlleva, algo que a Ford ni le conviene ni estará por la labor. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es