infotermilogopeque
3 de marzo de 2023 Por Fran Romero 0

El Volkswagen ID.3 Facelift mejora un detalle clave en su equipamiento por un importante motivo



Volkswagen ID.3 FaceliftVolkswagen

El revisado Volkswagen ID.3 debutó hace tan solo unos días. El primer modelo de la gama de eléctricos de la firm alemana ha experimentado un discreto lavado de cara que ha aumentado su atractivo, sumando una importante mejora a nivel interior y de tecnología. Un facelift en el momento justo por un motivo clave para la marca.

El Volkswagen ID.3 Facelift ya se ha presentado. La firma alemana ha sometido a una actualización a su primer modelo 100% eléctrico siguiendo la habitual tradición de invertir lo justo en el plano estético exterior para dar un aire más fresco y renovado, pero atacando los puntos más débiles del interior y del equipamiento. Los de Wolfsburgo se han preocupado mucho sobre la calidad del modelo y de lo que los clientes consideraban objeto de mejora.

Algo cada vez más habitual en las marcas de coches en un momento en el que la competitividad es máxima. Pero en el caso del Volkswagen ID.3 hay un factor determinante que ha llevado a mejorar enormemente una cualidad clave. El compacto de cero emisiones se estrenó en la era de Herbert Diess anunciándose como uno de los primeros eléctricos «con un precio de 30.000 euros», esfumándose aquella intención al situarse en la órbita Premium con un precio de 45.000 euros de partida.

El nuevo MG4 Electric ha conseguido que el Volkswagen ID.3 sienta su presión

El MG4 Electric ha logrado su objetivo, poner más presión sobre el ID.3

El ID.3 ha volado prácticamente solo en el mercado europeo, casi sin competencia a su altura, por lo que los anteriores gestores alemanes consideraron que el lavado de cara habitual a los tres años y medio podría alargarse unos meses más, y que las prestaciones que ofrece actualmente eran más que suficientes. Pero de unos momentos dulces se pasó a una gran presión a finales del pasado verano. Concretamente, cuando las primeras unidades del nuevo MG4 Electric empezaron a llegar al continente europeo.

La firma británica se inmiscuyó en el terreno del ID.3 con un verdadero rival que lo ha puesto contra las cuerdas. Primero, por su precio de derribo auténtico bajando de los 30.000 euros, y segundo por su equipamiento y prestaciones. Más concretamente, la potencia de carga. Morris Garage sabe que la autonomía es una de las claves a la hora de comprar un coche eléctrico, pero también el tiempo de recarga de la batería y la potencia de carga. El factor clave del lavado de cara del ID.3.

Todos los detalles del revisado Volkswagen ID.3 en video

La gran novedad del Volkswagen ID.3 Facelift, recarga más rápida

El cargador de a bordo del británico admite tres niveles de potencia de carga -50, 100 y 150 kW- frente a los dos que admite el dispositivo del ID.3, de solo 50 y 150 kW. El nivel máximo está limitado por el propio cargador de ambos modelos a 135 kW, con apenas un minuto de diferencia en el tiempo de carga hasta el 80 por ciento. Sin embargo, la firma alemana no podía tolerar que el recién llegado le «mojase la oreja» en este punto y ha elevado la potencia hasta los 170 kW, lo que reduce el tiempo de carga por debajo de los 30 minutos. Y más importante, pone el listón más alto a una competencia que, no solo es mayor, sino que viene más preparada.

Volkswagen ID.3 FaceliftVolkswagenEl revisado Volkswagen ID.3 debutó hace tan solo unos días. El primer modelo de la gama de eléctricos de la firm alemana ha experimentado un discreto lavado de cara que ha aumentado su atractivo, sumando una importante mejora a nivel interior y de tecnología. Un facelift en el momento justo por un motivo clave para la marca.El Volkswagen ID.3 Facelift ya se ha presentado. La firma alemana ha sometido a una actualización a su primer modelo 100% eléctrico siguiendo la habitual tradición de invertir lo justo en el plano estético exterior para dar un aire más fresco y renovado, pero atacando los puntos más débiles del interior y del equipamiento. Los de Wolfsburgo se han preocupado mucho sobre la calidad del modelo y de lo que los clientes consideraban objeto de mejora.Algo cada vez más habitual en las marcas de coches en un momento en el que la competitividad es máxima. Pero en el caso del Volkswagen ID.3 hay un factor determinante que ha llevado a mejorar enormemente una cualidad clave. El compacto de cero emisiones se estrenó en la era de Herbert Diess anunciándose como uno de los primeros eléctricos «con un precio de 30.000 euros», esfumándose aquella intención al situarse en la órbita Premium con un precio de 45.000 euros de partida.El nuevo MG4 Electric ha conseguido que el Volkswagen ID.3 sienta su presiónEl MG4 Electric ha logrado su objetivo, poner más presión sobre el ID.3El ID.3 ha volado prácticamente solo en el mercado europeo, casi sin competencia a su altura, por lo que los anteriores gestores alemanes consideraron que el lavado de cara habitual a los tres años y medio podría alargarse unos meses más, y que las prestaciones que ofrece actualmente eran más que suficientes. Pero de unos momentos dulces se pasó a una gran presión a finales del pasado verano. Concretamente, cuando las primeras unidades del nuevo MG4 Electric empezaron a llegar al continente europeo.La firma británica se inmiscuyó en el terreno del ID.3 con un verdadero rival que lo ha puesto contra las cuerdas. Primero, por su precio de derribo auténtico bajando de los 30.000 euros, y segundo por su equipamiento y prestaciones. Más concretamente, la potencia de carga. Morris Garage sabe que la autonomía es una de las claves a la hora de comprar un coche eléctrico, pero también el tiempo de recarga de la batería y la potencia de carga. El factor clave del lavado de cara del ID.3.

Todos los detalles del revisado Volkswagen ID.3 en videoLa gran novedad del Volkswagen ID.3 Facelift, recarga más rápidaEl cargador de a bordo del británico admite tres niveles de potencia de carga -50, 100 y 150 kW- frente a los dos que admite el dispositivo del ID.3, de solo 50 y 150 kW. El nivel máximo está limitado por el propio cargador de ambos modelos a 135 kW, con apenas un minuto de diferencia en el tiempo de carga hasta el 80 por ciento. Sin embargo, la firma alemana no podía tolerar que el recién llegado le «mojase la oreja» en este punto y ha elevado la potencia hasta los 170 kW, lo que reduce el tiempo de carga por debajo de los 30 minutos. Y más importante, pone el listón más alto a una competencia que, no solo es mayor, sino que viene más preparada. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es