infotermilogopeque
2 de marzo de 2023 Por Javier Gómara 0

Contacto Maserati GranTurismo 2023, el primer cara a cara con el señorito de Módena



0

El Maserati GranTurismo es uno de los deportivos más deseados del panorama mundial. Su nueva generación, llega a los concesionarios para demostrar que la casa italiana vive una segunda juventud de la mano del Grupo Stellantis y de la electrificación.

El mundo está cambiando. Los mercados buscan un nuevo enfoque y los clientes se sienten atraídos por las nuevas tecnologías. Sin embargo, una marca de lujo como Maserati no puede perder de vista el segmento más conversador y tradicional. Los fabricantes de deportivos se encuentran en un momento crucial de su vida. Con mucha presencia clásica y los ojos puestos en el futuro, es ahora o nunca. El nuevo Maserati GranTurismo evidencia esa etapa. Su nueva generación ya está en los concesionarios y yo ya he podido acercarme a él.

Maserati plasma en el nuevo GranTurismo toda su herencia creativa

Cuando nos convocan a una presentación y en el membrete aparece el logotipo de Maserati sabes que algo importante va a suceder. Aunque sólo he podido verlo y tocarlo en parado, el GranTurismo es un coche muy especial se mire por donde se mire. La denominación es una de las más empleadas a lo largo de la historia de Maserati, 75 años cumple de una forma u otra, pero siempre ha habido un denominador común: pasión y altas prestaciones. La nueva edición no rompe con esa tradición, sólo la adapta.

El salto generación es tan conservador como moderno. Los de Módena han buscado un enfoque nuevo, pero manteniendo las líneas puras de un deportivo clásico. Morro alargado, cabina retrasada y zaga corta. Llama la atención que no hay exageradas nervaduras repartidas por la carrocería, algo de lo que muchos modelos abusan en exceso. La elegancia del GranTurismo se basa en sus proporciones, en su línea y en ese toque italiano que lo culmina todo. Es un coche que en persona gana mucho más que en foto.

Cargando tweet…
1630880348128129026

Aunque no lo parezca estamos hablando de un coche grande, muy grande para ser un superdeportivo. Con 4,96 metros se sitúa dos centímetros por encima de un Mercedes Clase E familiar. Si el largo no te llama la atención hay que sumar un ancho de 1,96 metros y una altura de tan solo 1,35 metros. La distancia entre ejes se dispara hasta los 2,93 metros con una configuración interior para cuatro pasajeros en clásica disposición 2+2.

Gran parte de ese tamaño corresponde a un capó de enormes proporciones que retrasa la cabina para optimizar el reparto de pesos entre los ejes. Un peso comprendido entre los 1.795 y los 2.260 kilogramos de la versión Folgore 100% eléctrica. Si hay algo que me ha llamado la atención al estar ante él es que da la impresión de estar mejor fabricado que el modelo anterior. El GranTurismo de la generación pasada daba una cierta sensación de debilidad. Este, en cambio, parece más solido con sus paneles de acero y magnesio mejor ajustados.

Un GT puro con casi 5 metros de largo y potencia a raudales

Lo que no pierde, sino que gana, es en calidad interior. De puertas para dentro Maserati sigue combinando lo moderno y lo clásico. El toque conservador se recibe en unos materiales que harían llorar a cualquier naturista-ecologista. Muchas vacas han donado su pellejo para fabricar un interior delicado y acogedor. Ni que decir tiene que, mediante un pago sustancial, los artesanos italianos te decoran el GranTurismo como tu quieras. El límite sólo lo fijan el tamaño de tu cartera o el de tu imaginación.

La parte moderna llega por la presencia de tres pantallas. La instrumentación pasa a ser totalmente digital con un tamaño de 12,2 pulgadas completamente personalizable mediante cuatro temáticas: Classic, Evolved, Relaxed y Corsa). En el salpicadero encontramos las otras dos pantallas con 12,3 y 8,8 pulgadas de tamaño. La superior se centra en el sistema de infoentretenimiento con un mando fónico que responde al nombre de “Oye Maserati”. La inferior recoge los controles de la climatización. Los botones se antojan un poco pequeños y el control no parece muy fiable teniendo en cuenta las altas velocidades que esta bestia italiana es capaz de alcanzar.

El salto de los acabados es significativo. Mucha más calidad

Los asientos deportivos resultan de lo más confortables sin que ello suponga perder el ajuste, y las plazas traseras me han sorprendido porque pasajeros de 1,75 metros de estatura como yo, entramos con cierta comodidad. Eso sí, más vale que el conductor tampoco supere esa medida porque de lo contrario se van a ajustar mucho las dimensiones. El tema del maletero es un tema menor, pero ya puestos a dar cifras te digo que el volumen es de 270 litros, similar al de un compacto. Y no, no se puede ampliar.

Con respecto a la tecnología, Maserati ofrece casi todo el equipamiento del GranTurismo de serie, algo habitual en la categoría, y sólo los detalles de personalización y rendimiento se suman al catálogo de opcionales. Gracias a ello podemos contar de fábrica con elementos tan interesantes como los faros Full LED, Head-Up Display, asientos eléctricos, conectividad inalámbrica para dispositivos móviles y varios asistentes a la conducción. Por encima encontramos un equipo ADAS con nivel 2 de conducción autónoma, equipo de sonido con 19 altavoces, numerosos elementos en fibra de carbono e incluso un juego de maletas diseñado para el maletero.

Hasta 19 altavoces en un portentoso equipo de sonido de altísima calidad

Resulta curioso comprobar que algunos de esos extras no resultan especialmente caros teniendo en cuenta el precio del conjunto. Las llantas opcionales están disponibles entre los 680 y los 4.750 euros. El acabado interior en fibra de carbono brillante puede sumar otros 4.000 euros y el paquete de seguridad más completo de todo cuesta otros 4.755 euros. Obviamente, si estuviésemos hablando de un compacto de 30.000 euros lo haríamos en otros términos, pero visto el bosque el árbol no me parece tan caro.

Lo verdaderamente emocionante de un coche como el Maserati GranTurismo es lo que se esconde bajo ese prominente capó. En su interior podemos encontrar una variedad nunca vista en la categoría. El deportivo italiano es uno de los primeros en ofrecer una gama mixta (combustión o eléctrico) mediante las versiones Módena, Trofeo y Folgore. Tras decir adiós la excelente V10, el GranTurismo cae en brazos de un bloque de gasolina V6 turbo de 3 litros llamado Nettuno que ofrece 496 o 557 caballos de potencia. Un convertidor de par de ocho velocidades reparte la fuerza entre los dos ejes.

Las plazas traseras son sorprendentemente cómodas para pasajeros adultos

El GranTurismo Folgore es toda una novedad en la familia y en la categoría. Uno de los primeros superdeportivos 100% eléctricos del mercado. Todo en él resulta exagerado. Cuenta con tres motores eléctricos, dos traseros y uno delantero, capaces de generar una potencia máxima de 761 caballos con un monstruoso par motor de 1.350 Nm. La alimentación corre a cargo de una batería de iones de litio con 83 kWh de capacidad neta. Por el momento, Maserati no ha querido anunciar autonomías oficiales, aunque la cifra que se baraja se sitúa en la frontera de los 400 kilómetros en una conducción muy suave.

Maserati propone varios modos de conducción para las versiones térmicas: Comfort, GT, Sport y Corsa. En el GranTurismo Folgore se sustituye el modo Comfort por el Max Range que limita la potencia y la velocidad punta. Los formatos de conducción no afectan exclusivamente a la entrega de potencia, sino que otros componentes también alteran su comportamiento como la vectorización del par, la dureza de la dirección, la respuesta de los amortiguadores y la gestión del diferencial. Adicionalmente hay un modo Launch control para salidas a ritmo frenético.

Los mandos satélite del volante gestionan el arranque y los modos de conducción

La fabricación de las primeras unidades del GranTurismo ya ha comenzado en la planta italiana de Mirafori, donde actualmente también se ensambla el Maserati Levante. Si te estás preguntando por el precio, déjame decirte que no hay nada en el GranTurismo que haga pensar en un coste asequible. La tarifa básica, el acabado Módena, arranca en los 202.900 euros. El Trofeo de 557 caballos sube el precio de salida hsta los 253.000 euros. El Folgore no tiene ni precio, aunque no sería nada descabellado ubicarlo en la frontera de los 300.000 euros.

El Maserati GranTurismo gana en las distancias cortas. Los italianos, apoyados por el Grupo Stellantis, refuerzan su apuesta en un punto intermedio muy interesante. En la actualidad no hay muchos superdeportivos 100% eléctricos o no al menos con la herencia y el nombre de este italiano elegante y exclusivo. Hay muchas ganas de probarlo, sentirlo y experimentarlo, pero eso lo dejamos para el próximo encuentro cara a cara. Esperemos que sea pronto.

El GranTurismo extiende la vida de una familia que lleva 75 años en forma 0El Maserati GranTurismo es uno de los deportivos más deseados del panorama mundial. Su nueva generación, llega a los concesionarios para demostrar que la casa italiana vive una segunda juventud de la mano del Grupo Stellantis y de la electrificación.El mundo está cambiando. Los mercados buscan un nuevo enfoque y los clientes se sienten atraídos por las nuevas tecnologías. Sin embargo, una marca de lujo como Maserati no puede perder de vista el segmento más conversador y tradicional. Los fabricantes de deportivos se encuentran en un momento crucial de su vida. Con mucha presencia clásica y los ojos puestos en el futuro, es ahora o nunca. El nuevo Maserati GranTurismo evidencia esa etapa. Su nueva generación ya está en los concesionarios y yo ya he podido acercarme a él.Maserati plasma en el nuevo GranTurismo toda su herencia creativaCuando nos convocan a una presentación y en el membrete aparece el logotipo de Maserati sabes que algo importante va a suceder. Aunque sólo he podido verlo y tocarlo en parado, el GranTurismo es un coche muy especial se mire por donde se mire. La denominación es una de las más empleadas a lo largo de la historia de Maserati, 75 años cumple de una forma u otra, pero siempre ha habido un denominador común: pasión y altas prestaciones. La nueva edición no rompe con esa tradición, sólo la adapta.El salto generación es tan conservador como moderno. Los de Módena han buscado un enfoque nuevo, pero manteniendo las líneas puras de un deportivo clásico. Morro alargado, cabina retrasada y zaga corta. Llama la atención que no hay exageradas nervaduras repartidas por la carrocería, algo de lo que muchos modelos abusan en exceso. La elegancia del GranTurismo se basa en sus proporciones, en su línea y en ese toque italiano que lo culmina todo. Es un coche que en persona gana mucho más que en foto.
Cargando tweet…
1630880348128129026

Aunque no lo parezca estamos hablando de un coche grande, muy grande para ser un superdeportivo. Con 4,96 metros se sitúa dos centímetros por encima de un Mercedes Clase E familiar. Si el largo no te llama la atención hay que sumar un ancho de 1,96 metros y una altura de tan solo 1,35 metros. La distancia entre ejes se dispara hasta los 2,93 metros con una configuración interior para cuatro pasajeros en clásica disposición 2+2.Gran parte de ese tamaño corresponde a un capó de enormes proporciones que retrasa la cabina para optimizar el reparto de pesos entre los ejes. Un peso comprendido entre los 1.795 y los 2.260 kilogramos de la versión Folgore 100% eléctrica. Si hay algo que me ha llamado la atención al estar ante él es que da la impresión de estar mejor fabricado que el modelo anterior. El GranTurismo de la generación pasada daba una cierta sensación de debilidad. Este, en cambio, parece más solido con sus paneles de acero y magnesio mejor ajustados.Un GT puro con casi 5 metros de largo y potencia a raudalesLo que no pierde, sino que gana, es en calidad interior. De puertas para dentro Maserati sigue combinando lo moderno y lo clásico. El toque conservador se recibe en unos materiales que harían llorar a cualquier naturista-ecologista. Muchas vacas han donado su pellejo para fabricar un interior delicado y acogedor. Ni que decir tiene que, mediante un pago sustancial, los artesanos italianos te decoran el GranTurismo como tu quieras. El límite sólo lo fijan el tamaño de tu cartera o el de tu imaginación.La parte moderna llega por la presencia de tres pantallas. La instrumentación pasa a ser totalmente digital con un tamaño de 12,2 pulgadas completamente personalizable mediante cuatro temáticas: Classic, Evolved, Relaxed y Corsa). En el salpicadero encontramos las otras dos pantallas con 12,3 y 8,8 pulgadas de tamaño. La superior se centra en el sistema de infoentretenimiento con un mando fónico que responde al nombre de “Oye Maserati”. La inferior recoge los controles de la climatización. Los botones se antojan un poco pequeños y el control no parece muy fiable teniendo en cuenta las altas velocidades que esta bestia italiana es capaz de alcanzar.El salto de los acabados es significativo. Mucha más calidadLos asientos deportivos resultan de lo más confortables sin que ello suponga perder el ajuste, y las plazas traseras me han sorprendido porque pasajeros de 1,75 metros de estatura como yo, entramos con cierta comodidad. Eso sí, más vale que el conductor tampoco supere esa medida porque de lo contrario se van a ajustar mucho las dimensiones. El tema del maletero es un tema menor, pero ya puestos a dar cifras te digo que el volumen es de 270 litros, similar al de un compacto. Y no, no se puede ampliar.Con respecto a la tecnología, Maserati ofrece casi todo el equipamiento del GranTurismo de serie, algo habitual en la categoría, y sólo los detalles de personalización y rendimiento se suman al catálogo de opcionales. Gracias a ello podemos contar de fábrica con elementos tan interesantes como los faros Full LED, Head-Up Display, asientos eléctricos, conectividad inalámbrica para dispositivos móviles y varios asistentes a la conducción. Por encima encontramos un equipo ADAS con nivel 2 de conducción autónoma, equipo de sonido con 19 altavoces, numerosos elementos en fibra de carbono e incluso un juego de maletas diseñado para el maletero.Hasta 19 altavoces en un portentoso equipo de sonido de altísima calidadResulta curioso comprobar que algunos de esos extras no resultan especialmente caros teniendo en cuenta el precio del conjunto. Las llantas opcionales están disponibles entre los 680 y los 4.750 euros. El acabado interior en fibra de carbono brillante puede sumar otros 4.000 euros y el paquete de seguridad más completo de todo cuesta otros 4.755 euros. Obviamente, si estuviésemos hablando de un compacto de 30.000 euros lo haríamos en otros términos, pero visto el bosque el árbol no me parece tan caro.Lo verdaderamente emocionante de un coche como el Maserati GranTurismo es lo que se esconde bajo ese prominente capó. En su interior podemos encontrar una variedad nunca vista en la categoría. El deportivo italiano es uno de los primeros en ofrecer una gama mixta (combustión o eléctrico) mediante las versiones Módena, Trofeo y Folgore. Tras decir adiós la excelente V10, el GranTurismo cae en brazos de un bloque de gasolina V6 turbo de 3 litros llamado Nettuno que ofrece 496 o 557 caballos de potencia. Un convertidor de par de ocho velocidades reparte la fuerza entre los dos ejes.Las plazas traseras son sorprendentemente cómodas para pasajeros adultosEl GranTurismo Folgore es toda una novedad en la familia y en la categoría. Uno de los primeros superdeportivos 100% eléctricos del mercado. Todo en él resulta exagerado. Cuenta con tres motores eléctricos, dos traseros y uno delantero, capaces de generar una potencia máxima de 761 caballos con un monstruoso par motor de 1.350 Nm. La alimentación corre a cargo de una batería de iones de litio con 83 kWh de capacidad neta. Por el momento, Maserati no ha querido anunciar autonomías oficiales, aunque la cifra que se baraja se sitúa en la frontera de los 400 kilómetros en una conducción muy suave.Maserati propone varios modos de conducción para las versiones térmicas: Comfort, GT, Sport y Corsa. En el GranTurismo Folgore se sustituye el modo Comfort por el Max Range que limita la potencia y la velocidad punta. Los formatos de conducción no afectan exclusivamente a la entrega de potencia, sino que otros componentes también alteran su comportamiento como la vectorización del par, la dureza de la dirección, la respuesta de los amortiguadores y la gestión del diferencial. Adicionalmente hay un modo Launch control para salidas a ritmo frenético.Los mandos satélite del volante gestionan el arranque y los modos de conducciónLa fabricación de las primeras unidades del GranTurismo ya ha comenzado en la planta italiana de Mirafori, donde actualmente también se ensambla el Maserati Levante. Si te estás preguntando por el precio, déjame decirte que no hay nada en el GranTurismo que haga pensar en un coste asequible. La tarifa básica, el acabado Módena, arranca en los 202.900 euros. El Trofeo de 557 caballos sube el precio de salida hsta los 253.000 euros. El Folgore no tiene ni precio, aunque no sería nada descabellado ubicarlo en la frontera de los 300.000 euros. El Maserati GranTurismo gana en las distancias cortas. Los italianos, apoyados por el Grupo Stellantis, refuerzan su apuesta en un punto intermedio muy interesante. En la actualidad no hay muchos superdeportivos 100% eléctricos o no al menos con la herencia y el nombre de este italiano elegante y exclusivo. Hay muchas ganas de probarlo, sentirlo y experimentarlo, pero eso lo dejamos para el próximo encuentro cara a cara. Esperemos que sea pronto.El GranTurismo extiende la vida de una familia que lleva 75 años en forma (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Motor.es